Ciencia

Cáncer de mama: principales diferencias entre hombres y mujeres

Dado que representan menos de un 1% de todos los casos de cáncer de mama, los pacientes varones han sido excluidos de los ensayos clínicos

ESPAÑA. El cáncer de mama se corresponde con el tipo de tumor más común en las mujeres. Sin embargo, no es exclusivo de la población femenina: en torno a 1 de cada 100 pacientes de cáncer de mama son varones. Además, los hombres afectados son, por lo general, diagnosticados más tardíamente de la enfermedad, por lo que su riesgo de expansión del tumor a otros órganos –la consabida ‘metástasis’– y de mortalidad es significativamente mayor. Y es que dado que el porcentaje de casos es mínimo, los varones han sido excluidos de la mayoría de los ensayos clínicos. De ahí la importancia del nuevo estudio dirigido por investigadores del Centro Médico Erasmus en Rotterdam (Países Bajos), en el que se analiza el cáncer de mama en varones y, entre otros resultados, constata cómo el tumor presenta importantes diferencias biológicas con respecto al de las mujeres.

Como explica Carolien van Deurzen, directora de esta investigación presentada este jueves en el marco de la X Conferencia Europea sobre Cáncer de Mama que se está celebrando en Ámsterdam (Países Bajos), «además de las características convencionales del tejido tumoral, como son el subtipo y el grado, también hemos examinado otros aspectos adicionales, caso del desarrollo de tejido conectivo fibroso o de la densidad de linfocitos infiltrantes de tumor, esto es, el tipo de células sanguíneas que suelen encontrarse en el tumor y que son responsables de la eliminación de las células cancerígenas».

Y gracias a este análisis adicional, refiere Carolien van Deurzen, «hemos observado que el tejido conectivo fibroso y la densidad de linfocitos infiltrantes de tumor se encuentran fuertemente asociados al pronóstico de los varones de cáncer de mama. Y asimismo, que no sucede así con el grado del tumor, comúnmente utilizado para establecer el pronóstico en las pacientes femeninas. Un aspecto, sin duda alguna, muy interesante».

Tumores diferentes

En el estudio, los investigadores examinaron 1.203 muestras tumorales de un total de 1.483 varones diagnosticados de cáncer de mama de 9 países.

Los resultados mostraron que, contrariamente a cómo sucede en el caso del cáncer de mama en mujeres, el grado –es decir, las características de las células tumorales, siendo el grado más alto cuanto mayores son sus diferencias con las células sanas, lo que implica mayor riesgo de metástasis– no tiene una influencia significativa en el pronóstico de los varones.

Como indican los autores, «la razón para la ausencia de una asociación entre el grado y el pronóstico se explica, cuando menos parcialmente, por la diferente distribución de los subtipos de cáncer de mama en varones. Por ejemplo, los tumores lobulares, ciertamente comunes en las mujeres, son muy raros en los hombres».

De la misma manera, y mientras en las mujeres el subtipo más común de cáncer de mama es el HER2 positivo, en los varones son en su mayoría luminales o con receptores de estrógeno positivos –por lo que la privación de estrógenos podría ser una estrategia terapéutica eficaz.

Sea como fuere, destaca Carolien van Deurzen, «el subtipo de tumor no parece resultar útil para la clasificación del riesgo en varones. Quizás la realización de pruebas adicionales que se utilizan habitualmente en las mujeres, incluidas aquellas para evaluar el perfil de expresión génica, nos permitirá identificar marcadores pronósticos más precisos y, así, ofrecer a cada varón la mejor opción de tratamiento».

Más investigación con hombres

En definitiva, se necesita una mayor participación de los varones en los ensayos clínicos. Como incide la directora a de la investigación, «es importante que los varones con cáncer de mama participen en los generales sobre la enfermedad, pues dado que es difícil llevar a cabo ensayos clínicos solo con hombres dada la rareza de este tumor en la población masculina. De hecho, los varones han sido persistentemente excluidos de estos estudios sin que hubiera una razón científica para ello».

Una participación masculina que resulta aún más necesaria, si cabe, a tenor de los hallazgos de este nuevo estudio. Y es que como concluye David Cameron, de la Universidad de Edimburgo (Reino Unido) a propósito de los resultados, «siempre se ha asumido que los hombres con cáncer de mama deberían ser tratados de la misma forma que las mujeres. Una asunción que se ha basado en la información, muy limitada, con la que hemos contado. Pero este estudio con más de 1.000 casos ha dejado claro que no es así». (ABC/La Nación)