Opinión

Cambio en el equipo

Antonio Aguirre

antonioxaguirre@gmail.com

El otrora jefe de todos los poderes del Estado, jefe de los guerreros digitales, jefe de Alianza País, jefe de la revolución ciudadana, ahora declara muy suelto de lengua como es su costumbre que se ha convertido en jefe de la oposición.

Este ciudadano ha dejado de ser un “cara de tuco” ahora es un “cara de piedra”, que desesperado y desencajado se está dando cuenta que en la realidad es un simple ciudadano que lo van a medir con la misma vara y ajusticiar con las mismas leyes que el creo para perseguir a sus opositores.

Su presencia en el país fue desagradable y fue el presagio de lo que se le viene, que sería su muerte política y como él mismo la anunció en Panamá en una entrevista con la periodista Internacional Gabriela Frías, que sería capaz de terminar con su existencia si le demuestran que ha tomado veinte centavos.

Si se les derrumba el castillo de naipes, como es posible que así ocurra, muchas cosas hasta ahora ocultas saldrán a la luz pública y si el Mashi fuera salpicado ¿Cumpliría con su palabra?, solamente Dios y su almohada lo saben.

Pocos recursos le quedan, entre ellos la mentira (como cuando dice que Vidrio y el son perseguidos políticos) y la violencia que se aproxima con toda seguridad no serán permitidas por las autoridades que se supone sabrán enfrentarlas con la rigurosidad que el caso amerite.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.