Opinión

CAMBIEMOS LA MATRIX AGROPECUARIA URGENTEMENTE.

Ing. Agr. Pedro Álava González. M. Sc./ U. S.

 

 

El famoso “Salto tecnológico” más significativo que Yo insisto para el Ecuador es la “Edición Genómica” y tiene que urgentemente hacerlo y remplazar su política agropecuaria nacional con esta nueva y moderna visión. Conocida también como CRISPR y poco comprendida por muchos, seria realmente un salto a los conceptos de manejos orgánicos sin sacrificar la calidad de los alimentos ni reducir la productividad de ellos por unidad de área sembrada ni su calidad nutritiva.  La importancia continua de la edición genética en la reducción de la inseguridad alimentaria y la pobreza es la nueva visión.

La innovación agrícola de la edición genética continuará ampliando las posibilidades de mantener y aumentar el suministro de alimentos, producir más alimentos con menos recursos y apoyar las economías rurales. Los siguientes ejemplos destacaran solo algunos de los descubrimientos de edición genética que podrían marcar la diferencia.

Las batatas o camote también conocida como moniato o papa dulce es uno de los alimentos favoritos de niños, adolescentes, adultos y plagas del jardín. Sí, a los gusanos redondos, gorgojos y otros insectos también les gusta roer estos tubérculos, y esto plantea un desafío para los productores de batata de todo el mundo.

 Los científicos creen que tienen una solución para defenderse de estas plagas hambrientas con un nuevo proceso llamado edición de genes. Al utilizar su profundo conocimiento de la genética y la naturaleza, los investigadores son optimistas de que pueden producir batatas resistentes a las plagas. Y eso no es todo. Los científicos pueden usar este proceso para hacer batatas que resistan las enfermedades, produzcan más cultivos y contengan más nutrientes en cada papa en comparación con las variedades tradicionales. Lo mejor: Todavía tienen un sabor delicioso.

 Con CRISPR, podemos identificar los genes que son más útiles para producir los cambios que queremos y eliminar los perjudiciales, en fin, ese es el camino que se tiene que adoptar en el Ecuador, imaginémonos solo por un momento, poseer una muy alta calidad de alimentos conformando nuestra canasta básica alimentaria y por supuesto todos nuestros cultivos de exportación. Desde luego que aparecerán voces y opiniones en contra manipuladas por los grandes organismos y empresas que gobiernan los espacios internacionales del mercado. Solo para demostrar la oposición al cambio debo mencionar que usted viene alimentándose hace más de una década gracias a los primeros pininos genéticos con los cultivos GMO (Genéticamente modificados), sin embargo, solo para el conocimiento del lector estos son solo algunos y no todos lo que usted viene ingiriendo sobre maíz, soya, canola, remolacha azucarera, tomate, papaya, Alfalfa, etc., etc.  Ahora bien, la gigantesca diferencia entre ambos métodos es que el método CRISPR no utiliza genes de otro organismo para lograr resistencias o beneficios, todo lo realiza dentro del mismo ADN de la propia planta.

Los investigadores de la Universidad de Tuskegee en Alabama comienzan identificando genes naturales de la batata que representan características deseables, como la resistencia a las plagas. A continuación, utilizan la edición genética para añadir estos genes deseados a las variedades de camote que ya son de alto rendimiento, sabrosas y nutritivas. ¿El resultado? Batatas de alto rendimiento que son ricas en vitaminas, sabrosas y resistentes a las plagas. La batata juega un papel fundamental en la dieta estadounidense saludable. Los que tienen pulpa amarilla y naranja tienen altos niveles de betacaroteno, que el cuerpo humano convierte en vitamina A. Una dieta con vitamina A contribuye a la visión normal y a la salud de órganos como el corazón, los pulmones y los riñones.

«Usando CRISPR, podemos identificar los genes que son los más útiles para producir los cambios que queremos durante estudios futuros», existen múltiples escenarios de casos de uso para estas variedades de camote editadas genéticamente, incluida la ayuda a los productores en regiones en desarrollo del mundo. Más específicamente, la edición genética podría usarse para agregar más proteínas a estas papas. Más de 140 millones de niños en edad preescolar en todo el mundo sufren deficiencias de vitamina A que pueden provocar un sistema inmunitario debilitado, retraso en el crecimiento, ceguera o incluso la muerte.

Concluyo afirmando que el que no sabe ni entiende es como el que no ve, esto es una nueva tecnología obtenida gracias a la ciencia por ello, La Real Academia Sueca de Ciencias otorgó el Premio Nobel de Química 2020 a dos científicas, la Dra. Emmanuelle Charpentier de la Unidad Max Planck para la Ciencia de Patógenos (Berlín, Alemania), y la Dra. Jennifer A. Doudna de la Universidad de California (Berkeley, EE. UU.), por el desarrollo de un método para la edición del genoma, una de las herramientas más resonantes de la última década:  Tijeras genéticas CRISPR/Cas9. Dicho esto, este salto genético el país tiene que darlo definitivamente, los países no prosperan solamente arreglando las cuentas y balances económicos, debemos hacer crecer nuestra economía produciendo más pues solo así se obtiene la riqueza.