Economía

Cámaras de Comercio piden subir productividad para elevar el salario

La Federación de Cámaras de Comercio del Ecuador señaló que se debe aumentar la productividad antes que elevar el Salario Básico Unificado en Ecuador.

El pronunciamiento se realiza en momentos en los que los empleadores y trabajadores negocian el Salario Básico Unificado (USB) que regirá en 2022, antes de la reunión del 22 de diciembre.

Las partes no llegan a un acuerdo debido a que los empleadores consideran que el alza debe ser de USD 2,6, mientras que los trabajadores consideran que el aumento debe ser de USD 25 para comenzar a cumplir la promesa de campaña de Guillermo Lasso de tener un SBU de USD 500 al final de su mandato.

“El impacto de la pandemia ha ocasionado que no existan las condiciones económicas apropiadas para un incremento del SBU”, dijo en un comunicado la Federación de Cámaras de Comercio y la Cámara de Guayaquil.

Para fijar una variación en el SBU se debe tomar en cuenta el dato de inflación proyectada para el próximo año, que el Gobierno prevé en 1,28, lo que permitiría un alza de USD 5. Si persiste el desacuerdo entre empleadores y trabajadores, el Código de Trabajo dispone que el encargado de fijar el nuevo SBU es el ministro de este sector, Patricio Donoso.

En el documento, el gremio de comercio asegura que, según datos de la Organización Internacional del Trabajo, Ecuador ha incrementado su productividad laboral apenas 4,87% desde el 2008. Sin embargo, el salario mínimo ha aumentado 100%.

“El aumento en la productividad no ha sido suficiente para justificar incrementos en el salario básico durante la última década”, añadió.

Según datos de las Cámaras, a pesar de que el SBU del 2021 fue fijado en USD 400, el costo real de contratar un trabajador es de USD 548 mensual o USD 6 582 anual, debido a que el empleador debe cubrir el costo de los beneficios sociales como décimos y fondos de reserva.

“Subir el SBU frena la recuperación. Subir el salario básico en las condiciones actuales no ayudaría ni a las empresas ni a los trabajadores. Por el contrario, frenaría la recuperación del empleo adecuado y se fomentaría la informalidad”, añadió.

Según datos oficiales, actualmente, solo tres de cada 10 personas cuentan con un empleo adecuado. Asimismo, la mitad de las personas en edad de trabajar se encuentran en la informalidad. (El Comercio)