Economía

Cámara de Comercio uruguaya celebra actitud de Macri ante acuerdo Mercosur-UE

En ese informe también se apunta que en abril hubo una reducción del 37 % de las exportaciones frente a marzo.

MONTEVIDEO. La Cámara Nacional de Comercio y Servicios del Uruguay (CNCS) celebró la nueva actitud del Gobierno argentino para la concreción de un acuerdo comercial entre el Mercosur y la Unión Europea tras la llegada al poder de Mauricio Macri, dijo hoy el jefe de comercio exterior del ente, Javier Peña.

«Antes, la situación del Gobierno (argentino) era bastante reacia a este tipo de acuerdos o era uno de los elementos que frenaban este proceso. Hoy en día, el Gobierno de Macri está dispuesto y está en actitud de colaboración», aseguró Peña a la prensa tras un foro celebrado este martes en Montevideo.

En ese sentido, el acuerdo de ofertas comerciales entre ambos bloques comenzará el 11 de mayo.

«Uruguay (…) está interesado en abordar el punto con la Unión Europea (UE). Si bien es cierto que hace como 20 años que estamos en este proceso y tanto de un lado como del otro no se han generado las instancias adecuadas para llegar a un resultado próspero», agregó.

El jefe de comercio de la CNCS fue uno de los participantes de un coloquio en el que se analizaron las repercusiones de la llegada de Macri en el comercio entre Uruguay y Argentina así como las posibilidades existentes en ese campo.

Sobre ello, Peña considera que hay una intención del Gobierno argentino de «solucionar algunos temas, como se ha visto en la eliminación de algunas regulaciones que afectaban al tránsito de mercaderías o la eliminación de las licencias de exportación transformando el sistema en uno más amigable».

Pese a que opina que hay «una evolución positiva desde el punto de vista de los actores» que deciden, también advierte que «desde el punto de vista práctico» las exportaciones uruguayas hacia Argentina «siguen bajando», al igual que «con otros mercados».

Según datos del instituto Uruguay XXI, agencia encargada de la promoción de las exportaciones e inversiones en el país, en los primeros cuatro meses de 2016 las exportaciones totalizaron 2.454 millones de dólares, lo que supone una reducción del 18,7 % con relación al mismo periodo de 2015.

En ese informe también se apunta que en abril hubo una reducción del 37 % de las exportaciones frente a marzo.

«A mediano y largo plazo esta situación se puede mejorar gracias a la eliminación de algunos trámites o barreras que existían», apuntó Peña.

En cuanto a las oportunidades que se le plantean a Uruguay, en el foro se apuntó el aprovechamiento que este puede hacer del aumento de los costos productivos en Argentina.

«Es un elemento fundamental que Uruguay puede utilizar. Ahora, Uruguay no es ajeno a ese fenómeno, quizá no estamos tan metidos en el tema de la inflación, pero sin duda es un tema que también está viviendo, así que debemos cuidar (…) ese elemento para no contagiarnos», aseveró el representante de la CNCS.

Otro de los participantes en el foro fue el presidente de la Administración Nacional de Puertos de Uruguay (ANP), Alberto Díaz, quien también celebró el levantamiento de determinadas restricciones por parte de Argentina.

«Para nosotros es sumamente positivo, era lo que se estaba demandando desde el punto de vista del Estado y del sector privado», subrayó.

En ese sentido, una de las medidas levantadas este año por el Gobierno de Macri fue una disposición firmada en noviembre de 2013, durante la presidencia de Cristina Fernández, que impedía que las «las mercaderías originadas en puertos argentinos» destinadas a Brasil «y viceversa» hiciesen transbordo en terceros Estados, algo que afectaba a los puertos uruguayos.

Sobre el devenir de las relaciones comerciales entre ambos países, una representante de Uruguay XXI, Claudia Peisino, expuso que se espera que Argentina y Uruguay vuelvan a ser competidores en la producción de oleaginosas (soja, por ejemplo).

Además, señaló que en el mediano plazo Argentina puede competir con Uruguay en la captación de capitales internacionales, si bien a largo plazo esa situación podría ser positiva para el país debido a que «puede hacer más atractiva la región» y fomentar las inversiones en Uruguay. (EFE/La Nación)