Deportes

Callejo: La situación fue complicada

Liga de Loja es el otro equipo que descendió a la Serie B del campeonato ecuatoriano de fútbol.

LOJA. Facundo Callejo no tuvo un 2015 de ensueño con Liga de Loja, en el que no rindió como esperaba. Según el jugador, el primer semestre en Loja lo hizo vivir situaciones negativas que se le pueden presentar a un jugador. El argentino relató que durante su estancia en Liga de Loja le tocó vivir momentos difíciles.

“Sí, lo empecé en Liga de Loja, en Ecuador. La situación fue complicada. En mayo, había cobrado solamente un mes. Varios de los integrantes del plantel tienen familias grandes, los sueldos no son demasiado altos, y para colmo no se cobraba”, resaltó

Y continuó que en varias ocasiones “tenían que desalojar casas, la pasamos mal. Para colmo, el equipo tuvo la desgracia de descender, después de haber empezado con buenos resultados. Éramos tres argentinos, junto con Juan Pablo Caffa y el técnico Julio Toresani, que fue quien me llevó”.

Tras toda esa crisis económica que atraviesa el equipo de la ‘Garra del Oso’, quien es el segundo equipo descendido en el presente torneo, también perdió cuatro puntos en esta segunda etapa: Tres por hacer jugar a un futbolista inhabilitado y uno por no presentación de roles de pago.

Liga de Loja ha estado en la Serie A en seis temporadas, en el 2005 y desde el 2011 hasta el 2015. La última vez que descendió fue al final de la temporada 2005 en el Torneo Clausura tras terminar último con 11 puntos de 18 partidos jugados.

Entre las situaciones que, según el argentino, tuvo que pasar estuvo bañarse en el club con baldes con agua de lluvia después de los partidos. Porque el alcalde estaba peleado con el presidente del club y cortaba el agua, pero a pesar de esto, calificó el balompié nacional como excelente porque encontró jugadores que están por encima del rendimiento físico de algunos futbolistas argentinos. “Son jugadores con gran capacidad física”.

Finalmente, el delantero argentino, que llegó al país de la mano de Toresani, dejó claro que tuvo que resignar la deuda: “si no dejaba el reclamo de lado, iba a quedar seis meses sin jugar, fue la única solución”, afirmó. (DO/La Nación)