Opinión

Caiga quien caiga…

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

 

Los mensajes que hoy se revelan por parte de la fiscalía, del delincuente LEANDRO NORERO, con todo tipo de personas, desde políticos, periodistas, jueces, fiscales, policías, modelos, artistas, etcétera, nos debe realmente a todos, meditar que por dinero la mayoría se deja seducir, impresionar, sin averiguar que el fulano o zutano, pueden ser los más grandes asesinos, ladrones, y criminales…

La incursión del delincuente hoy refugiado en la embajada de México, Jorge Glas Espinel, en un acto social en días pasados, evidencia la hipocresía de una sociedad, que ante la presencia del delincuente lo besan, se toman fotos, abrazan, cuando ese tipo de alimañas debería recibir el desprecio y la expulsión de toda la sociedad…

Así pasa con muchos medios, cuando por si acaso puedan volver al poder y reciban algún perdón, indulto o lo que fuese, se refieren en grandes titulares: el exvicepresidente, o el expresidente fulano de tal, cuando ya recibieron sentencias y están condenados por delitos contra la administración pública, eso titulares está reservado para aquellos ciudadanos que cumplieron con honor, dignidad y responsabilidad sus funciones como presidentes y vicepresidentes.

Considero una ofensa, por Ejemplo, que sigan en el Salón amarillo de Carondelet, los retratos de presidentes, criminales, RATEROS y además cobardes. Como el caso del prófugo Rafael Correa Delgado, quién además para vergüenza nacional, su nombre consta en una placa al Ingresar al Palacio de Gobierno, para que el pueblo nunca se olvide de este criminal sentenciado y prófugo, que se robó hasta la esperanza, sueños e ilusiones de la mayoría de los ecuatorianos, a quienes defraudó y traicionó por mandato de la Función Judicial.

Semper Fi.