Ciencia

Burger King retira los refrescos de los menús infantiles

Según datos de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades el porcentaje de niños de entre seis y once años con problemas de obesidad pasó de 7 % a 18 %.

NUEVA YORK. Burger King, la segunda mayor cadena de hamburgueserías del mundo, retiró los refrescos de los menús infantiles siguiendo pasos similares de algunos de sus principales competidores, informó la prensa local.

La empresa ha decidido introducir los nuevos cambios como parte de sus “esfuerzos para ofrecer a los consumidores opciones que coincidan con las necesidades de su estilo de vida”, dijo Alex Macedo, presidente de Burger King North America, al periódico USA Today.

Después de que en los últimos meses otras cadenas como McDonald’s y Wendy’s introdujeran cambios similares, Burger King sustituyó los refrescos de los menús infantiles por leche desnatada, jugo de manzana y leche con chocolate semidesnatada.

“Esto ayudará a los niños a comer mejor, porque el refresco es la principal fuente de calorías en la dieta de muchos de ellos”, dijo tras el anuncio la directora del grupo Center for Science in the Public Interest, Margo Wootan.

El alto consumo de bebidas azucaradas es una de las principales causas que propician altos índices de obesidad en Estados Unidos y uno de los grupos que más la consumen, y al que se dirige la publicidad de estas corporaciones, son los hispanos.

Los investigadores manifiestan que El 80% de los niños obesos continuarán siéndolo cuando lleguen a adultos si no se adoptan las medidas oportunas.

La obesidad infantil, aunque puede estar originada por una enfermedad genética endocrina, en el 99% de los casos se produce como resultado de la combinación de una serie de factores ambientales (una dieta inadecuada y sedentarismo), genéticos (los niños cuyos padres son obesos tienen un riesgo mayor de padecer el trastorno) y psicológicos (cuando se utiliza la comida para compensar problemas emocionales, estrés o aburrimiento). (Efe/ La Nación)