Opinión

“BUM”, esos sonidos que hacen daño

Joel Yénez Macías

joeleljym@hotmail.es

@joeleljym

www.joelyanezmacias.webnode.com

Los primeros días de diciembre y el olor a pólvora ya está en el ambiente. Tan solo con asomarse a la ventana se puede divisar de dónde provienen esos ruidos que a más de uno hacen estremecer.
Niños de escuela son los que tienen entre sus “diversiones” hacer que los explosivos suenen y más aún si es temporada.

Campañas con respecto a la pirotecnia se empiezan a mostrar en las pantallas no solo de la televisión, sino hasta en internet con el fin de generar conciencia en la población. Dentro de esas campañas se ha desplegado la protección de animales indefensos que siempre terminan perjudicados.

En cuanto a los humanos también sufren consecuencias. Incendios, amputaciones, niños quemados, personas que tienen que perder hasta incluso la vida en muchas ocasiones siempre han sido las noticias de la temporada, las noticias de diciembre.

Los menores y escolares manipulan explosivos. Cabe preguntar: “¿de dónde los sacan?”. Es cierto que sus padres tienen que velar por su bienestar; pero aquí está incluida la conciencia social del vendedor sin escrúpulos que por ganarse unos centavos más hace un gran daño.

Es hora de que todos tomemos una participación activa con respecto a la utilización y sobre cómo cuidarnos y cuidar de los pequeños. Es hora de que el “BUM” sea el “BOOM” de la tranquilidad.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.