Internacional

Brasil tiene una deuda eterna con la educación, afirma Lula

BRASILIA,  Brasil tiene una deuda eterna con la educación y ha tardado en avanzar en políticas sobre el tema para toda la población, afirmó hoy lunes el presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

 

El mandatario participó en un acto en el Palacio de Planalto, sede del Gobierno, para marcar el inicio de los pagos del programa «Pie de Media» del Ministerio de Educación, una especie de cuenta de ahorro para estudiantes de secundaria de bajos recursos.

El «Pie de Media«, nombre que hace alusión a una suerte de alcancía popular improvisada, pretende reducir el abandono escolar, así como promover la permanencia y finalización de los estudios de los alumnos matriculados en la enseñanza secundaria en escuelas públicas.

Lula da Silva señaló que los hijos «de la gente más humilde, de los trabajadores, de la gente que menos gana en este país, tienen que tener derecho a ser médicos, a formarse en lo que quieran».

«Un joven que renuncia a ir a la escuela porque tiene que ayudar a su padre, ayudar con el presupuesto familiar, a su madre, ese joven está tirando por la borda la perspectiva de un futuro brillante, un futuro prometedor, de tener una carrera en una universidad, de convertirse en una figura intelectualmente importante, profesionalmente importante», dijo.

Al animar a los estudiantes a permanecer en la escuela, el Gobierno busca reducir la desigualdad social entre los jóvenes en la educación secundaria, así como promover una mayor inclusión social a través de la educación, estimulando la movilidad social.

«A la élite económica y política que dirigió este país durante 500 años nunca le gustó que el pueblo brasileño estudiara. Los hijos de los ricos se iban a estudiar al extranjero y los hijos de los pobres se quedaban aquí, porque el lema era que los hijos de los pobres tenían que trabajar, trabajar y trabajar», enfatizó.

Por su parte, el ministro de Educación, Camilo Santana, resaltó que el programa puede tener un gran impacto en la vida de millones de jóvenes brasileños.

Recordó que, de acuerdo con el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), el 41,5 por ciento de la población brasileña de entre 25 y 64 años no ha terminado el bachillerato en Brasil.

«En el último Censo Escolar, casi 480.000 jóvenes dejaron la enseñanza secundaria en Brasil en sólo un año. Si imaginamos que tenemos 6,7 millones de jóvenes en escuelas públicas en Brasil, eso es casi medio millón de jóvenes dejando la escuela en un año en el país», explicó.

Para recibir el beneficio, basta que los estudiantes estén matriculados regularmente en la enseñanza secundaria pública, tener entre 14 y 24 años y pertenecer a familias inscriptas en el Registro Único de Programas Sociales.

El depósito de la cuota de 200 reales (unos 40 dólares) del «Pie de Media», comienza mañana martes y se realizará por etapas hasta el 3 de abril, según el mes de nacimiento de los alumnos.

La inversión anual es de 7.100 millones de reales (unos 1.423 millones de dólares) y se estima que el programa ayudará a cerca de 2,4 millones de estudiantes. La política prevé el pago de incentivos anuales de 3.000 reales (unos 600 dólares) por beneficiario.

Por:  XINHUA