Ciencia

Brasil refuerza campañas de lactancia tras estimulante estudio

Otro dato relevante que saca a la luz este estudio es que en el gigante suramericano no existen diferencias sociales a la hora de optar por amamantar a los recién nacidos.

RÍO DE JANEIRO. El Gobierno de Brasil anunció que reforzará sus campañas de incentivo a la lactancia natural en los primeros doce meses de vida de los niños tras la divulgación de un estudio que demostró que esta práctica mejora tanto la inteligencia como en el poder adquisitivo de las personas.

De acuerdo con el estudio de investigadores de la brasileña Universidad de Pelotas, que le siguió los pasos por tres décadas a 3.500 personas desde su nacimiento, un niño amamantado por al menos un año tiene, a los 30 años, 4 puntos más de coeficiente intelectual que los que no lo son y una renta en 349 reales (unos 110 dólares) superior.

“Los impactos positivos mostrados por el estudio son más un motivo para que sigamos invirtiendo y pensando en el desarrollo pleno de los niños durante la vida”, afirmó el coordinador de salud de la infancia del Ministerio de Salud de Brasil, Paulo Bonilha, citado en un comunicado.

Según el estudio, cuyos resultados fueron destacados en un artículo publicado hoy en la revista científica internacional The Lancet, los efectos positivos que tiene el dar de mamar sobre la inteligencia se explican por la presencia en la leche materna de ácidos grasos saturados, que son esenciales para el desarrollo del cerebro.

El Ministerio de Salud brasileño viene realizando desde hace años numerosas campañas en favor de amamantar a los bebés de forma natural, ya que numerosos estudios demuestran las ventajas de la lactancia materna, entre las que se encuentran la reducción de la mortalidad infantil, uno de los Objetivos del Milenio de la ONU, según el comunicado del organismo.

En palabras de Bonilha, los resultados de este estudio no hacen sino reforzar la política de inversión en estos programas.

Esta investigación, llevada a cabo a lo largo más de tres décadas con 35.000 recién nacidos, es la primera en Brasil en demostrar el impacto que la lactancia tiene en el coeficiente intelectual y el primero en el mundo en acreditar su influencia en el poder adquisitivo.

De acuerdo con datos del Ministerio de Salud, en 2008 el 41 % de las madres brasileñas amamantaba a sus hijos durante sus 6 primeros meses de vida, pero ese número ha crecido en un 10,2 % en los últimos siete años. (Efe/ La Nación)