Internacional

Brasil quiere que debate sobre transición energética mundial sea justo, inclusivo y global, afirma ministro

RÍO DE JANEIRO,  El debate sobre la transición energética mundial debe ser justo y inclusivo y que se haga de manera global, afirmó hoy el ministro de Minas y Energía, Alexandre Silveira.

«Brasil es el líder mundial en la transición energética, un país que puede estar orgulloso de tener el 88 por ciento de su energía renovable, un país que puede estar orgulloso de ser el gran protagonista en la discusión mundial sobre biocombustibles», dijo Silveira en una entrevista con corresponsales extranjeros.

Al destacar que el carbono no tiene fronteras y que todo el mundo vive en un ecosistema, resaltó que «es fundamental que el debate sobre la transición energética que nosotros en Brasil estamos trabajando, sea justo e inclusivo y se realice de manera global».

Agregó que «la seguridad alimentaria y energética se convirtieron en tópicos fundamentales en el debate internacional, y dado el potencial natural de Brasil y las políticas públicas que Brasil ha implementado en las últimas décadas, tenemos el potencial de hacerlo buscando consenso a través de la gobernanza global, como defiende el presidente Lula».

Silveira defendió que los países más ricos ayuden a los más pobres a tener una financiación justa para poder descarbonizar el planeta.

El funcionario enfatizó la descarbonización de la matriz de transporte y movilidad, celebrando el gran potencial que tiene Brasil con el etanol, un biocombustible a partir de la caña de azúcar y del maíz que ya tiene un 27,5 por ciento de participación de etanol en la gasolina.

Además, subrayó el potencial que tiene Brasil para fabricar biocombustibles para la aviación (SAF, siglas en inglés).

«Tendremos grandes inversiones en la industria de la biorrefinería para producir SAF aquí, utilizando el potencial de Brasil e incluso llevando adelante políticas que se implementaron hace más de dos décadas, muchas de ellas en los dos primeros mandatos del presidente Lula, que nos proporcionan materias primas especiales, en volumen y en cantidad, para que podamos no sólo abastecer a la economía nacional, sino también ser exportadores de SAF».

El ministro también habló sobre electricidad y pobreza energética, destacando que el país «es un modelo en la inclusión energética, en la lucha contra la pobreza energética», y poniendo como ejemplo el programa gubernamental Luz para Todos, que conectó a más de 21 millones de familias, o casi 100 millones de personas, al sistema eléctrico brasileño.

«Y ahora estamos finalizando innovaciones con el sistema de paneles solares con baterías selladas, que permitirán llevar energía a las últimas familias de Brasil que aún no tienen, que son nuestras comunidades ribereñas, nuestras quilombolas, nuestras comunidades indígenas de la Amazonia, eliminando la pobreza energética en Brasil», detalló.

Fuente:  XINHUA