Internacional

Brasil lanza al mar su tercer submarino fruto de asociación con Francia, con la presencia de Lula y Macron

RÍO DE JANEIRO, Brasil lanzó hoy al mar el submarino «Tonelero«, el tercero que construye tras una asociación con Francia en el marco del Programa de Desarrollo de Submarinos (ProSub), en una ceremonia de bautizo y botadura de la nave que contó con la presencia de los presidentes de ambos países, Luiz Inácio Lula da Silva y Emmanuel Macron, en el litoral de Río de Janeiro (sureste).

Con más de 71 metros de eslora y 1.870 toneladas de peso, el submarino de propulsión diesel-eléctrica es la tercera nave construida en el marco del programa, tras el «Humaitá» y el «Riachuelo».

A partir de este miércoles comenzarán las pruebas para evaluar su estabilidad en un entorno marítimo, así como sus sistemas de navegación y combate.

«Hoy Brasil forma parte de un pequeño grupo de países que dominan la construcción de submarinos. El ProSub es el mayor y más importante proyecto de cooperación internacional en materia de defensa en Brasil. Garantiza la soberanía brasileña en nuestro litoral; fortalece la industria naval, generando empleos e ingresos, y promueve el desarrollo del sector con gran innovación», dijo Lula da Silva durante el evento en el puerto de Itaguaí.

El presidente brasileño recordó que en 2025, año en que se celebrará el bicentenario de las relaciones entre los dos países, será botado el Angostura, el cuarto submarino del programa.

«El Presidente Macron y yo acordamos ampliar este esfuerzo con la creación del Comité Bilateral de Armamento, centrado en desarrollar sinergias y promover un mayor equilibrio en nuestro comercio de productos de defensa», añadió Lula da Silva.

Por su parte, Macron dijo que el astillero construido para fabricar el submarino es uno de los más modernos del mundo y el único instalado en Sudamérica.

«Nunca hemos compartido tanto nuestros conocimientos técnicos como lo estamos haciendo ahora con Brasil. Estamos muy orgullosos de haberlo hecho», dijo el presidente francés.

Macron añadió que potencias pacíficas como Francia y Brasil tienen que «hablar con firmeza y fuerza» si no quieren ser lacayos de otras naciones.

«Tenemos la misma visión del mundo. Rechazamos un mundo prisionero del conflicto entre dos grandes potencias. Y tenemos que defender nuestra independencia, nuestra soberanía y el derecho internacional», comentó.

También presente en el acto, el ministro brasileño de Defensa, José Múcio, afirmó que las inversiones en proyectos estratégicos de las Fuerzas Armadas van mucho más allá de comprender exclusivamente las necesidades de defensa de la patria.

«Estamos hablando de creación de empleo, de alta cualificación, de aumento de ingresos y de recaudación de impuestos», explicó.

Según el Gobierno brasileño, se espera que el ProSub tenga un «impacto significativo» en la economía del país, generando más de 60.000 empleos directos e indirectos. Alrededor de 700 empresas participan en el proyecto.

Señaló que con la transferencia de tecnología prevista en la asociación con Francia, Brasil tendrá mayor capacidad para diseñar, construir, operar y mantener sus submarinos de propulsión convencional y nuclear.

La asociación incluye la construcción de un complejo de infraestructura industrial para apoyar la operación de submarinos, que incluirá astilleros, una base naval y una unidad de fabricación de estructuras metálicas en Itaguaí.

Por:  XINHUA