Ciencia

Brasil determina que médicos informen obligatoriamente sobre casos de zika

Las autoridades han descartado microcefalia en 837 de los casos notificados e investigan la situación de los otros 3.935 pacientes con sospecha de sufrir la enfermedad.

RÍO DE JANEIRO. Los médicos y centros de salud de Brasil públicos y privados están obligados a comunicar a las autoridades sanitarias de los casos sospechosos de zika que atiendan, según una norma publicada en el Diario Oficial.

Pese a ser uno de los países más afectados por el zika, uno de los virus transmitidos por el mosquito Aedes aegypti junto al dengue y a la chikunguña, en Brasil la comunicación de los casos de la nueva enfermedad no era obligatoria y por lo mismo no hay estadísticas confiables sobre el brote.

El gigante suramericano tan solo divulgaba semanalmente las estadísticas sobre microcefalia, la malformación en recién nacidos cuyo número de casos saltó significativamente en el país y que se teme que esté asociada al contagio del zika en mujeres embarazadas.

Según un boletín divulgado el miércoles, en Brasil fueron registrados desde octubre del año pasado 5.280 posibles casos de bebés con microcefalia o alteraciones del sistema nervioso, de los que 508 ya fueron confirmados.

Las autoridades han descartado microcefalia en 837 de los casos notificados e investigan la situación de los otros 3.935 pacientes con sospecha de sufrir la enfermedad.

De acuerdo con la norma publicada hoy, los casos sospechosos de zika en mujeres embarazadas, así como las posibles muertes por la enfermedad, tienen que ser comunicados a las autoridades en un plazo de hasta 24 horas.

El ministro brasileño de Salud, Marcelo Castro, aseguró que la norma también determina que los casos de microcefalia, cuya notificación ya es obligatoria, sean contabilizados de forma separada a los de otras malformaciones congénitas.

“Ahora le daremos un destaque especial a estas estadísticas. Lo que la norma hace, en la práctica, es separar casos de zika posiblemente relacionados a la microcefalia”, afirmó Castro en una entrevista que concedió tras reunirse con autoridades de Estados Unidos para acordar acciones conjuntas contra el virus.

El ministro dijo que en la reunión fue abordada la cooperación entre ambos países para desarrollar una vacuna contra el virus y terapias para tratar a quienes contraigan zika.
Agregó que posibles vacunas para prevenir la enfermedad podrán ser desarrolladas hasta en un año, pero tan solo distribuidas en unos tres debido a que tienen que ser experimentadas.

El Gobierno brasileño, que declaró el estado de emergencia sanitaria el año pasado por el brote de zika y su posible asociación con la microcefalia, ha impulsado diversas acciones para tratar de eliminar los criaderos del mosquito transmisor del virus. (Efe/ La Nación)