Actualidad

Boscán afirma que funcionarios del SNAI lo ayudaron a tomar contacto con líderes de bandas

Más de una semana después de que la Fiscalía hiciera públicos los chats obtenidos de los teléfonos de Leandro Norero, conocido como El Patrón, la trama del caso Metástasis sigue develando capítulos sorprendentes.

Los mensajes, que implican a jueces, fiscales, abogados, policías, servidores judiciales, funcionarios públicos, empresarios y políticos en presuntos actos delictivos, han desencadenado un profundo debate sobre la integridad de las instituciones.

En una entrevista exclusiva con El Universo, el periodista Anderson Boscán, que mantuvo conversaciones con Norero, explicó la naturaleza de su tono cercano en dichas interacciones. Según él, es una táctica común para establecer lazos de confianza con sus fuentes, y aclaró que utiliza esta aproximación con todos sus contactos.

En los intercambios, donde los apodos «hermano» y «ñaño» resonaban, el periodista buscaba información sobre aduanas y Petroecuador, centrándose en aspectos políticos que involucraban a figuras como Carola Ríos, Eljuri y el ministro Fabián Pozo. Norero ofreció colaboración, afirmando tener información privilegiada.

Diversos mensajes detallan conversaciones sobre instituciones en Manabí y revelan discusiones sobre el caso Danubio. En un momento, el periodista mencionó su participación en la Comisión de Fiscalización de la Asamblea Nacional, presidida por Fernando Villavicencio en ese entonces, sugiriendo que hablaría sobre la supuesta influencia de Norero y Xavier J. en la Aduana, insinuando complicidades gubernamentales.

La relación entre Norero y el periodista también abordó aspectos personales, incluyendo el proyecto de libro en el que trabajaba Boscán y el deseo de Norero de publicar su propia obra. La propuesta de invitar a Norero a tomar un café cuando saliera de prisión también quedó registrada en los mensajes.

Boscán no ha negado su participación en las conversaciones con Norero, subrayando que es la única persona que no ha negado la autenticidad de esos mensajes. Enfatizó que su interés se centraba en realizar periodismo de manera correcta, generando un debate sobre la ética en la labor periodística, la necesidad de llevar las fuentes a ese nivel y la elección de palabras adecuadas en la búsqueda de la verdad.

El periodista confirmó que, hasta el momento, no es parte procesal en el caso Metástasis y que la Fiscalía no lo ha convocado para rendir su versión. No obstante, afirmó que no se rehusará a declarar si es convocado por el Ministerio Público.

Boscán aclaró que no está siendo investigado por algún delito relacionado con sus diálogos con el narcotraficante. También desmintió las especulaciones sobre asesoramiento legal a Norero o la intención de publicar un libro conjunto.

Según Boscán, hay dos posturas respecto a su enfoque hacia el delincuente: la legítima preocupación ciudadana por entender la penetración del narcotráfico y el papel del periodismo, y ataques provenientes de exfuncionarios y personas denunciadas en sus investigaciones. Mencionó a la exministra María Paula Romo como parte de una campaña de desprestigio basándose en análisis de empresas independientes.

Sobre el inicio de su relación con Norero, Boscán explicó que se conocieron durante la investigación sobre la situación carcelaria, documentada por La Posta en 2021.

En respuesta a cómo lograron acercarse a Norero, Boscán reveló que contaron con la colaboración de funcionarios del SNAI, quienes facilitaron los primeros contactos fuera de las prisiones, permitiéndoles adentrarse en el mundo criminal. Destacó la colaboración de oficiales del Estado ecuatoriano y del Gobierno, específicamente durante el mandato de Guillermo Lasso, para realizar dichos contactos.

Fuente:  www.ecuadorenvivo.com