Internacional

Boluarte rechaza allanamiento «arbitrario» de su vivienda y niega «rebeldía» frente a investigación fiscal

LIMA, La presidenta de Perú, Dina Boluarte, rechazó este  sábado 30 de marzo,   el allanamiento de su vivienda en Lima por «desproporcional» y «abusivo«, asegurando que no está en «rebeldía» frente a la investigación fiscal por el caso de los relojes de lujo no declarados.

 

«Nunca ha existido, como se viene diciendo, rehusamiento ni rebeldía de mi parte frente a la investigación fiscal. Muy por el contrario, me he personado en esta instancia nombrando a mis abogados y poniéndome a disposición, por lo que la medida de la madrugada es arbitraria, desproporcional y abusiva», dijo.

En un mensaje televisado a la nación, la jefa de Estado, acompañada por todo su gabinete ministerial que ratificó su respaldo a Boluarte desde primera hora de la mañana, afirmó que esa situación «es sumamente grave» porque afecta a su familia, pero sobre todo «afecta a la gobernabilidad del país».

Sostuvo que su imagen «viene siendo atacada sistemáticamente y por ende se ataca la democracia y el estado de gobierno, generando inestabilidad política, social y económica».

Boluarte manifestó su descontento luego de que representantes del Ministerio Público y de la División de Investigación de Delitos de Alta Complejidad (Diviac) procedieran entre la noche del viernes y la madrugada de este sábado al allanamiento de su vivienda y la sede del Palacio de Gobierno.

Esta intervención se llevó a cabo por aprobación del juez supremo Juan Carlos Checkley, tras el pedido del fiscal Juan Carlos Villena, quien negó recientemente a la mandataria el pedido de reprogramar las diligencias tras considerar que tal solicitud es un «indicador de rebeldía».

Aunque la mandataria afirmó ser «respetuosa de la investigación fiscal», rechazó que se haga «de manera discriminatoria e inconstitucional», porque los funcionarios procedieron a romper la cerradura de la puerta principal de su vivienda al no ser atendidos tras varios llamados.

Reveló que en su casa, ubicada en el distrito limeño de Surquillo, se encontraba solo uno de sus hijos, y que tras ser informada del allanamiento, llegó uno de sus abogados.

Boluarte está siendo investigada por un presunto delito de enriquecimiento ilícito derivado del uso de relojes lujosos, uno de ellos valorado en hasta 14.000 dólares, que no fueron declarados ante el Jurado Nacional de Elecciones (JNE).

«Esta primera presidenta, en los 200 años de República, no se rinde frente a este ataque sistemático. Y respetuosa de la autonomía de las instituciones estaré asistiendo, cuanto antes, ante la Fiscalía a esclarecer el hecho sobre los relojes», enfatizó.

Por:  XINHUA