Deportes

Bolivia quiere hacer la tarea ante Ecuador, pero ganar se le resiste

Ganar se ha vuelto una misión imposible para Bolivia desde 1997 en Copa América.

VALPARAÍSO. El empate sin goles de la selección de Bolivia contra México vuelve a dejar esa tarea pendiente en el equipo de Mauricio Soria para el compromiso de este lunes contra Ecuador en la segunda jornada del grupo A, aunque sus antecedentes en Copa América después de igualar su primer partido no son nada alentadores.

Siempre perdió en la segunda fecha luego de firmar tablas en todas las ediciones pasadas en la primera jornada: 2-0 con Costa Rica en 2011, 1-0 con Uruguay en 2007 y 1-0 con Colombia en 2004.

Bolivia, sin duda, es el protagonista de las rachas negativas en este certamen.

Y ese es el gran desafío de Soria. Devolverle a los suyos la confianza de que sí que pueden romper con todos los ‘maleficios’ que acosan a la Verde, el otro es poder ganar en Chile cuando el país austral ha organizado la Copa.

“Lo más importante ahora es enfrentar con la misma valentía y concentración el partido con Ecuador y Chile”, declaró el timonel boliviano.

“Ojalá este sea el camino para tener el respeto que se merece nuestro país, no miramos atrás”, agregó Soria al restarle importancia a esa especie de ‘maldición’.

Bolivia es el primer equipo en la Copa América que empata cuatro partidos en su debut de forma consecutiva, desde 2004 a 2015. Llegó a diecisiete seguidos sin ganar en el torneo, de los que no anotó en diez encuentros, tuvo ocho empates y nueve derrotas.

“Si no definimos es imposible ganar. Tenemos que convertir, porque tuvimos opciones ante México, pero no las concretamos. Yo tuve una y la erré, así que frente a Ecuador hay que hacer la tarea”, apuntó el capitán, Ronald Raldes.

Su figura en la delantera, Marcelo Martins Moreno, que terminó con un golpe en su tobillo derecho, señaló que deben controlar las ansias. “Debemos demostrar ante Ecuador lo hecho estos días. Hay que anotar goles, eso es lo que nos dará la clasificación”, señaló Martins Moreno.

El partido ante México fue tan soso que el público abucheó a los equipos al final del mismo. Jhasmani Campos, para Bolivia, y Gerardo Flores, de México, fueron los únicos que tuvieron un remate directo al arco.

Pero Raldes es optimista. “El empate nos sirve. Sumamos y nos faltan dos partidos, todo está parejo y a nivel de selecciones es así. Hay que seguir luchando, son dos finales más para nosotros. Ecuador es difícil mas no estamos acabados”, expresó.

Aunque ninguno lo dice abiertamente, para Bolivia era el partido a ganar, pues México llegó sin muchas figuras, a excepción de Rafael Márquez y cinco mundialistas.

Sí, Bolivia jugó con orden y mostró actitud y esa garra de la que tanto se habló en los días previos al choque con México, pero sigue siendo inofensiva arriba y muy previsible.

Este lunes ante Ecuador en el estadio Elías Figueroa de Valparaíso, la Verde buscará espantar sus demonios y terminar la tarea que tiene pendiente desde 1997: ganar. (Efe/La Nación)