Economía

BNF destinó $ 3 millones al sector piscícola en 2015

700 productores de Sucumbíos y Carchi accedieron a créditos

TÚLCAN. “El financiamiento otorgado para el proyecto piscícola, genera fuentes de trabajo y fortalece nuevas líneas productivas que promueven el desarrollo local y nacional. Esta es la lógica con la que se prepara el portafolio de productos que entregará el banco público de desarrollo BanEcuador, el cual priorizará la atención en territorio para los ciudadanos que desarrollen diversas e innovadoras actividades productivas”, explicó a diario El Telégrafo Lenín López, gerente de la sucursal del Banco Nacional de Fomento (BNF) en Tulcán, con respecto a la intensificación de este último año del cultivo de trucha y la actividad piscícola en las provincias del norte del país, especialmente Carchi y Sucumbíos.

Para ello, el Banco Nacional de Fomento (BNF) destinó alrededor de $ 3 millones en 2015 al sector, entre los beneficiarios está Estuardo Guerra Ramírez, quien tiene uno de los 7 laboratorios de eclosión de ovas de truchas que existen en el país y cuyo emprendimiento se desarrolla en la comunidad Santa Rosa, ubicada en la parroquia El Playón.

“El primer crédito fue de $ 30 mil y para tener éxito fueron básicos sus conocimientos técnicos y científicos. Hace 2 años instaló un laboratorio de eclosión de ovas de trucha que le permite entregar 3 millones de alevines por año”, manifestó Guerra
Cabe recalcar que los alevines son distribuidos principalmente a productores de Tufiño, unas 100 mil unidades, y de Cuenca, donde existe un consumo promedio ubicado entre 200 mil y 250 mil. También se distribuyen a Baños, Sigchos, Papallacta, la vía Chiriboga, Urcuquí y otros sectores que suman unos 50 productores.

Esta labor productiva debe cumplirse en el marco de una articulación interinstitucional, donde la intervención financiera del BNF ha sido decisiva. A partir de 2004, Guerra pudo acceder a varios créditos por montos comprendidos entre $ 20 mil y $ 30 mil. Así llegó a un acumulado de $ 90 mil, de los cuales ya ha pagado $ 70 mil.

Por otra parte, los alevines que se distribuyen en este laboratorio, cumplen altos estándares de calidad, establecidos en las buenas prácticas acuícolas. El BNF resalta que los emprendimientos necesitan formación y apoyo institucional. (VCV/La Nación)