Opinión

Bienvenido al paraíso perdido del socialismo del siglo XXI

Antonio Aguirre M.

antonioxaguirre@gmail.com

En una reunión en la sede de Unasur en la ciudad de Quito, el señor Presidente de la República enseñó el lado jocoso de su personalidad, mostrando su alegría por la próxima visita de su Santidad al paraíso llamado Ecuador que es una Patria nueva, capaz, digna y confiable, además Patria de las grandes obras.

A pesar de que no tocó el punto del descontento nacional, el Santo Padre que es uno de los personajes mejor informados del mundo ya tiene que estar al tanto de todos los sucesos ocurridos en días anteriores, en que los opositores en todo el país, con razón o sin razón, se manifiestan a diario en contra de las medidas económicas, arbitrariedades y confrontaciones continuas e innecesarias del primer magistrado.

Las protestas ya pueden ser consideradas a nivel nacional y crecen día a día sin que se avizore a corto plazo una concertación entre gobierno y opositores por la intolerancia, agresividad y fantasías de las autoridades.

Lo grave del asunto es que la ciudadanía en varios lugares públicos han manifestado el rechazo a algunos altos funcionarios del gobierno, obligándolos a retirarse de los lugares a donde antes concurrían con normalidad y sin ningún problema, haciéndoles sentir el rechazo ciudadano.

Respecto a la gran obra pública, efectivamente muchas son dignas de aplauso y felicitaciones, es preocupante lo que ocurre con las instituciones de salud que no prestan completamente su servicio y con mucho atraso atienden a los pacientes que necesitan atención urgente, también se ha invertido en obras majestuosas que no prestan ningún beneficio tales como los aeropuertos del Tena, Salinas y Santa Rosa en el Oro, que reciben poca cantidad de pasajeros a la semana.

Otra es la construcción de un terminal de gas en la Península de Santa Elena, cuando ya está por iniciarse el cambio de la matriz productiva que trata de eliminar el consumo de gas doméstico, y una refinería en el Aromo, provincia de Manabí, que ya debería estar por terminarse y recién están preparando el suelo etc, etc.

Poca importancia le da el gobierno al endeudamiento externo, que en forma agresiva y pagando altos intereses al Imperio Chino comprometió nuestra producción petrolera, que sirve de garantía para esas obligaciones. Hoy, el Estado está más endeudado que hace 8 años atrás y no supo optimizar la bonanza petrolera.

El poeta John Milton (1608 – 1674) escribió la obra de literatura clásica Greco-Latina “El paraíso perdido” que está compuesto por 10.5654 versos.

Esta obra escrita en el siglo XVI sigue en vigencia y cualquier parecido es pura coincidencia. Me permito presentar solamente dos versos:

“Hijos míos, el Hombre es ya como uno de nosotros; conoce a la vez el Bien y el Mal desde que ha gustado el fruto prohibido; pero sólo puede vanagloriarse de conocer el Bien perdido y el Mal ganado: mucho más feliz sería si le hubiera bastado conocer el Bien por sí mismo, y de ningún modo el Mal”.

El otro es:

“El abismo no tiene límites ni vacío, porque Yo soy el abismo; lo infinito está lleno de mí. Pero Yo, a quien nada puede contener, me retiro y no extiendo por todas partes mi bondad, que es libre de obrar o de no obrar: el Hado y la Necesidad en Mí no influyen: mi voluntad es el Destino”.

BIENVENIDO PAPA FRANCISCO A ESTE PARAÍSO, OJALA QUE SU PRESENCIA PACIFISTA Y MEDIADORA NOS CONVIERTA EN UN PAIS DE PAZ.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.