Actualidad

Becas y proyectos en educación superior continuarán en 2016, garantiza René Ramírez

El plan piloto de política de cuotas, que arrancó en septiembre de 2014, se extenderá a todas las instituciones superiores particulares. Hasta el momento más de 500 estudiantes se benefician.

QUITO. A pesar de la crisis que atraviesa el país la asignación de dinero para becas continuará en el 2016, se tiene previsto que las universidades prioricen la cuota de beca de 10%, que por ley deben entregar a jóvenes históricamente excluidos, como indígenas, afroecuatorianos y montuvios, además de mujeres, personas con discapacidad y de escasos recursos económicos.

Tras los grandes resultados del 2014, en la que más de 510 estudiantes se beneficiaron de la política de cuotas, con el pacto nacional el objetivo es que la cifra aumente a 10 mil.

Para ello, la Senescyt contó con el apoyo de 5 instituciones: la Universidad Internacional (SEK), la Tecnológica Equinoccial (UTE), la Metropolitana, la San Gregorio de Portoviejo y la Politécnica Salesiana (UPS). Además, partir de un acuerdo firmado el pasado jueves 10 de diciembre, en Ambato, las becas a grupos históricamente excluidos serán obligatorias en todas las universidades particulares del país.

“Así como se dio en los años anteriores, los estudiantes podrán ingresar a una universidad privada sin pagar matrícula ni aranceles. Los cupos dentro de la política de cuotas se sumarán a los que presentan cada semestre las universidades públicas”, destacó René Ramírez, secretario Nacional de Educación Superior, Ciencia y Tecnología (Senescyt)

Al respecto, hasta el momento, la UPS asegura que han concedido becas a 100 personas con discapacidad en Quito, 94 en la matriz de Cuenca y 74 en la sede de Guayaquil. Además de que 539 afroecuatorianos se encuentran estudiando en esta universidad.

Otro establecimiento parte del plan piloto es la Universidad San Gregorio de Portoviejo, que desde septiembre de 2014 acoge a 60 becados de los grupos antes excluidos.
Mientras que, según un reporte de la Universidad Metropolitana, esta institución ha entregado 33 becas, el 79% a personas pobres.

En la Universidad Tecnológica Equinoccial se destinaron más de $ 1 millón para otorgar becas a través de la política de la Senescyt.

Cabe recalcar que las universidades privadas a su vez otorgan subvenciones para la comida, transporte y vivienda. Por ejemplo, Sarango se aloja en la residencia de la Salesiana, ubicada en el sector Chillogallo, en el sur de Quito. Allí convive con otros 35 chicos de nacionalidades indígenas. El espacio está dotado con computadoras, biblioteca, área de juegos, comedor y conexión Wi-Fi.

“La beca tiene un concepto de equidad que no es igual a gratuidad. La equidad quiere decir que una persona que tenga toda la predisposición de estudiar no se quede sin hacerlo por motivos económicos”, manifestó el rector de la Escuela Superior Politécnica del Litoral (Espol), Sergio Flores, quien indicó que este año en la Espol hay 27 alumnos con discapacidad, 103 afros, 52 indígenas y 137 montubios.

Un total de $ 136 millones es lo que se le asignará para becas en el año 2016, por este motivo, según Ramírez se los debe usar de forma creativa, “se busca cooperación en diferentes universidades y Estados, para que en lugar de que los fondos salgan de Ecuador sean otros gobiernos y otras universidades del mundo las que financien las becas y se ha logrado un ahorro de $ 72 millones”, señaló.

Con respecto a los procesos de optimización, René Ramírez aclaró que “si antes enviábamos a Estados Unidos a un becario ahora podemos cambiar la redireccionalidad sin ir en detrimento de la calidad y enviamos por ejemplo a Alemania, que es completamente gratuito. Por cada estudiante que va a Estados Unidos a una universidad de las más caras que se tiene, podemos enviar a entre dos y tres estudiantes como Francia, universidades como Dinamarca, como Holanda, como Alemania que son de igual calidad”.

Actualmente son 11.700 becas las que están en el mundo y a estas las universidades han visto que deben invertir en talento humano y han enviado 3.500 becas más, es decir ahora se bordean las 15 mil becas para diferentes universidades del mundo. (VCV/La Nación)