Ciencia

Bastoncillo médico reducirá dramáticamente la mortalidad infantil por diarrea

Los investigadores canadienses prevén que producido en grandes cantidades, el precio unitario del bastoncillo será de 25 centavos.

TORONTO. Una simple innovación, un bastoncillo médico desarrollado por investigadores canadienses, puede reducir de forma dramática las muertes infantiles por diarrea en países en desarrollo según un estudio.

El bastoncillo, desarrollado por investigadores de la Universidad McMaster de Canadá gracias a la financiación proporcionada por el organismo Grand Challenges Canada (GCC), tiene el potencial de sustituir la recogida de muestras fecales para detectar patógenos que provocan diarreas infantiles.

Los investigadores canadienses prevén que producido en grandes cantidades, el precio unitario del bastoncillo será de 25 centavos.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año, se producen 1.700 millones de casos de diarrea y cerca de 800.000 niños menores de cinco años mueren en todo el mundo, principalmente en países africanos, a consecuencia de la enfermedad, que es la segunda causa de muerte del planeta para este grupo.

El bastoncillo creado por los investigadores canadienses ha demostrado ser capaz de detectar en niños con graves casos de diarrea, patógenos que no son identificados por las actuales pruebas que requieren el proceso más lento de tomar muestras fecales para su posterior análisis.

El estudio publicado en la revista médica “Journal of the Pediatric Infectious Disease Society” señala que más de un tercio de los 671 niños hospitalizados en Botsuana, padecían infecciones tratables pero que no habían sido detectadas por los métodos tradicionales.

De los 671 casos recogidos en el estudio, 26 murieron a consecuencia de la diarrea. En el 65 % de estos casos, el bastoncillo detectó el patógeno causante de la enfermedad y que había pasado desapercibido en los exámenes fecales.

El estudio también señaló que los niños en los que se probó el bastoncillo tuvieron un 55 % menos de posibilidades de recaídas en sus casos de diarrea, ganando una cantidad significante de peso tras 60 días de tratamiento.

En declaraciones a Efe, los investigadores canadienses responsables de la creación del bastoncillo, los doctores David Goldfarb y Jeff Pernica, que trabajaron en colaboración con colegas africanos, destacaron que la principal causa de la alta mortalidad infantil por diarrea es fruto de la falta de diagnosis.

El doctor Goldfarb señaló que “la diarrea es una de las enfermedades ignoradas de la pobreza. Más de 2.000 niños mueren cada día de diarrea. En comparación, en una semana la diarrea se cobra más vidas que toda la epidemia de ébola”. (Efe/ La Nación)