Deportes

Barcelona SC rompió su mala racha de penales y remontó a Deportivo Cuenca

Barcelona consiguió un importante triunfo ante Deportivo Cuenca, con una remontada 2-1. Tras romper su mala racha en penales, los amarillos ascendieron en la tabla de posiciones.

Con la victoria ante Liga de Quito en el estadio Rodrigo Paz y el triunfo en la Copa Libertadores, Barcelona buscó afianzar su reconciliación con los hinchas. El estadio Monumental tuvo poca gente en las gradas.

Los locales llegaron al encuentro ante Deportivo Cuenca con cansancio acumulado, pero el entrenador Fabián Bustos mantuvo a la alineación habitual, pues su objetivo es pelear los primeros lugares del torneo local.

En este partido, Barcelona rompió una mala racha de cuatro penales fallados consecutivos, en sus encuentros previos. Los amarillos se impusieron gracias a un cobro desde los 12 pasos, que ejecutó el capitán, Damián Díaz.

Cuenca sorprendió
Deportivo Cuenca inició el partido replegado y ordenado en su cancha, mientras Barcelona trató de imponer condiciones. Los visitantes fueron mucho más efectivos en la ejecución de su plan de juego.

De a poco, los morlacos tomaron confianza y trataron de atacar con contragolpes. Con una buena jugada colectiva, Deportivo Cuenca consiguió abrir la cuenta cuando transcurrían 16 minutos.

Sergio López, exjugador de Barcelona, recibió un buen pase dentro del área y remató cruzado para derrotar a Víctor Mendoza. El argentino no celebró por su pasado por el cuadro guayaquileño.

El despertar de Barcelona
Para la etapa complementaria, Barcelona mostró otra actitud y un juego más fluido. Eso sirvió para conseguir la remontada ante su gente.

A los 51’, el zaguero Luca Sosa igualó el partido con un potente cabezazo. Aprovechó un buen centro -desde un tiro de esquina- de Damián Díaz y superó a dos marcadores para poder marcar su primer tanto del torneo.

Luego de dos buenas acciones de Janner Corozo, llegó la remontada de Barcelona. El VAR determinó un penal a favor de los locales, por una falta sobre Agustín Rodríguez, que Damián Díaz cambió por gol.

 

 

El Comercio