Internacional

Ban alerta de los “grandes retos” que afronta la ONU al término de su mandato

En una conferencia en el Central Hall de Westminster, donde hace 70 años se nombró al primer secretario de la organización internacional, el noruego Trygve Lie, Ban aseguró que el mundo necesita más que nunca la unión de las naciones para resolver los conflictos y reducir la injusticia.

LONDRES. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, afirmó en Londres que cuando deje el cargo al final de este año la organización internacional continuará afrontando “grandes retos” como garantizar los derechos humanos, reducir las desigualdades económicas y luchar contra el cambio climático.

En una conferencia en el Central Hall de Westminster, donde hace 70 años se nombró al primer secretario de la organización internacional, el noruego Trygve Lie, Ban aseguró que el mundo necesita más que nunca la unión de las naciones para resolver los conflictos y reducir la injusticia.

“Afrontamos grandes retos, pero nuestra capacidad para solventarlos es mayor si trabajamos y construimos juntos”, declaró el secretario general ante una sala repleta, que pudo plantearle preguntas al término de una intervención que llevaba por lema “Diez años en el trabajo más duro del mundo”.

Ban, que sucedió a Kofi Annan al frente de la ONU el 1 de enero de 2007, terminará su mandato el próximo 31 de diciembre, en un momento en el que el mundo afronta un periodo de “inestabilidad global” pero también de “oportunidades”.

Al repasar las motivaciones que le llevaron a trabajar en las Naciones Unidas, el diplomático surcoreano rememoró la ayuda que la ONU prestó a su familia cuando era un niño, al estallar la guerra de Corea, en 1950.

“La vida era miserable. Mi pueblo fue capaz de sobrevivir gracias a la ONU. Sin ella, (Corea del Sur) no sería lo que es hoy”, sostuvo el secretario general, de 71 años, que reflexionó sobre el “paraguas” de protección que ha significado el organismo para decenas de países devastados por los conflictos.

En opinión de Ban, las naciones deben trabajar ahora para actuar de la misma forma en guerras como la que se libra en Siria, que ha dejado a más de 13 millones de personas con necesidades humanitarias y ha matado a más de 250.000.

El secretario general de la ONU señaló que la comunidad internacional es “responsable” de no haber sabido encontrar una salida a una crisis como la de Siria, que “va a entrar en su sexto año”, y defendió que el “diálogo político” es la única vía posible para ponerle fin.

Ban asistió ayer en la capital británica a la conferencia de donantes para ayudar a los refugiados y civiles sirios afectados por el conflicto, en la que se recogieron compromisos para aportar 10.000 millones de dólares por parte de 70 países y organizaciones internacionales.

El secretario general de la ONU aseguró que espera que los líderes mundiales tomen ejemplo de países como el Reino Unido y emulen su disposición para cumplir con los objetivos de ayuda al desarrollo.

Londres ha comprometido una ayuda a Siria de 2.350 millones de libras (unos 3.250 millones de euros) para los próximos cuatro años, mientras que Alemania comunicó ayer una aportación de 2.300 millones de euros hasta 2018 y Estados Unidos ofreció 925 millones de dólares (832 millones de euros) durante la conferencia de donantes.

El secretario general de la ONU recalcó además la necesidad de que los países avancen en medidas conjuntas para acabar con las injusticias económicas.

“Tenemos que solucionar el hecho de que el 1 % de la población es más rico que el resto del mundo junto”, dijo Ban, que resaltó asimismo que la mujer debe cobrar mayor protagonismo en la vida económica en muchos países.

Subrayó además que es imprescindible que todos los estados tomen medidas contra el cambio climático para mantener la prosperidad futura de la humanidad.

Cuestionado sobre la evolución del conflicto entre Israel y Palestina, Ban se mostró “avergonzado” por la falta de avances en los últimos tiempos.

“Me siento culpable, avergonzado por la ausencia de progreso. (…) Básicamente, depende de los líderes de Israel y Palestina acabar con ese conflicto”, dijo el secretario general, que aseguró que no trabaja “para ningún país en particular ni por unas medidas en concreto, sino para la gente de la región”. (Efe/ La Nación)