Economía

Balzar VI Feria Agrícola Ganadera

Entre el viernes 31 de julio  y el 2 de agosto se llevará a cabo la VI Feria Agrícola y Ganadera en San Jacinto de Balzar.

Leonardo Escobar Bravo

Para La Nación

BALZAR. Balzar, cantón cruzado por 26 ríos, se encuentra a 36 metros sobre el nivel del mar y está bañado por el río grande Balzar-Daule, en su margen derecho desemboca el río Puca que antes ha sido alimentado por las aguas del río Pucón, el Chincompe y el Chicompito, después de sinuosas curvas recibe a los ríos Sequel, el Guabito, el Cañas y el Colimes. Hacia el norte en el margen izquierdo desemboca el río Congo y, ya en la ciudad, el río Macúl, convirtiendo sus tierras entre las más fértiles de la provincia del Guayas y la Capital Maicera del Ecuador.

Entre el viernes 31 de julio  y el 2 de agosto se llevará a cabo la VI Feria Agrícola y Ganadera en San Jacinto de Balzar, donde los ganaderos y agricultores reciben a los visitantes en el Nuevo Recinto Ferial, ubicado en el km 103 de la ruta Guayaquil-El Empalme.

Balzar, cuenta en la actualidad con 125.000 cabezas de ganado vacuno y un nuevo camal para el faenamiento de bovinos. Aporta con producción lechera, siendo una de las atracciones el día domingo 2 de agosto, la recolección desde la madrugada, el traslado al recinto ferial y la elaboración del queso más grande del Ecuador, ya que se espera pasar los 14.000 litros de leche.

En esos días se suman, el Rodeo Montubio, la Cabalgata,  sus platos típicos, la deliciosa chucula, orgullo de las fiestas patronales, humitas, mazamorra, torrejas, tortas de sal y de dulce; muchos  de  estos manjares preparados con choclo, producto agrícola que es cultivado en la Capital Maicera.

Los visitantes cuentan con infraestructura hotelera de primera y restaurantes de comida criolla donde se saborea platos campesinos como el seco de pato, los bollos de pescado, patacones con cuajada, y el rico seco de gallina criolla.

Nuestra historia reciente a la que con profundo dolor nos ha tocado asistir, plagada de corrupción y de miseria humana, de promesas y esperanzas vanas que solo nos llevan a la frustración y a la desesperación, a la desvalorización de la dignidad del hombre y al abandono y ofensa de la Madre Tierra con políticas que denigran al ser humano a través de dadivas, de limosnas, que esterilizan su conciencia y su libre pensamiento, y les impiden trabajar la tierra con nuevas formas y herramientas que sustituyan el pico y el azadón, y abran paso a la técnica que hace posible una verdadera reingeniería de la agricultura, del cultivo de la tierra, de la multiplicación de sus frutos con un trabajo digno, noble, libre y altivo que enaltecen al ser humano; nos comprometen y nos desafían a la titánica tarea de la recuperación de nuestra Madre Tierra, a la integración plena con fidelidad a nuestra histórica vocación de Patria Agrícola y Ganadera.

En esta misión irreversible tienen cabida los cholos, los mestizos, los montubios, los insulares, los indios, los negros, los blancos, todos los seres humanos que abriguen en su mente y en su corazón la idea clara y el más puro sentimiento de que el futuro, el aquí y el ahora de nuestra historia, la realización humana y divina del hombre. La recuperación de la dignidad de nuestra Patria, está en volver al campo, a la agricultura, a la tierra  verde y morena, a la llanura y a la colina, donde nos espera nuestra Madre naturaleza, para con el trabajo digno y fecundo devolverle su belleza, reconstruirla y de ella nutrirnos en un eterno abrazo de solidaridad y compromiso con todos los seres humanos.

De manera muy particular mi vocación por la agricultura, mi sentimiento de hombre de campo, mi deleite de la niñez,  juventud y de la madurez de mi vida entre el reverdecer del campo bañado por el rocío mañanero y el atardecer alegre de nuestras campiñas, hicieron de mi vida una consagración total a la Madre Tierra y a Ustedes mis hermanos balzareños unidos por una misma vocación y destino.