Internacional

Bachelet reitera compromisos de Chile para reducir emisiones de carbono

Indicó que su país tiene políticas coherentes y que  ha fijado que, de aquí a 2020, el 45 % de los nuevos proyectos de energía tienen que provenir de energías renovables no convencionales.

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, reiteró  los compromisos de su país para mitigar el cambio climático, entre los cuales está reducir en 20 % sus emisiones de carbono y plantear que el 45 % de los nuevos proyectos de energía provengan de fuentes renovables.

Durante su participación en la cumbre de Naciones Unidas sobre cambio climático (COP20), Bachelet dijo que su país se ha comprometido de manera voluntaria a reducir en 20 % sus emisiones hacia el 2020, teniendo como base el año 2007.

“Al igual que otros países en desarrollo, Chile registra niveles marginales en la emisión de CO2 (dióxido de carbono), pero no es impedimento para que participemos activamente en la solución del problema”, indicó la mandataria.

“A través de la acción climática nos hemos planteado metas y políticas concretas y ambiciosas”, indicó.

Además, propuso que los compromisos nacionales sean sometidos a un tipo de supervisión.

“De lo que se trata es de ir desarrollando modelos para los países más rezagados con mecanismos que permitan facilitar y fortalecer los niveles de cumplimiento”, anotó.

Bachelet anunció que su Gobierno presentará este mes un anteproyecto de contribución nacional para someterlo a consulta pública y recordó que recientemente se aprobó el plan nacional de adaptación, que incorpora acciones en nueve áreas de la economía.

“No basta con políticas nacionales, también está el trabajo colectivo en niveles de gobernanza”, indicó la mandataria al mencionar los foros climáticos en municipios de su país.

Bachelet dijo haber llegado a la cita con un representante de la Isla de Pascua o Rapanui, como una de las zonas de su país más vulnerables a los efectos del cambio climático por ubicarse en medio del océano Pacífico.

Finalmente, pidió que los esfuerzos de los países se vean reflejados en un acuerdo global y vinculante, justo y equitativo, donde se incluyan las necesidades de los más vulnerables. (Efe/ La Nación)