Internacional

Bachelet cumple primer año de Gobierno en Chile

“La consigna (…) es consolidar las buenas noticias que hemos tenido en los últimos dos meses. Esa es la tarea para el 2015”, agregó.

SANTIAGO. La presidenta chilena, Michelle Bachelet, conmemoró el miércoles su primer año de Gobierno socavada por una pérdida de confianza de la ciudadanía tras una serie de escándalos de corrupción y tráfico de influencias, pese a las señales de una moderada reactivación de la economía.

La gobernante socialista, que hace un año llegó al poder con la promesa de cambiar el rostro de uno de los países con peor distribución de la riqueza en América Latina, logró en menos de seis meses que se aprobara una millonaria reforma tributaria, seguida por cambios profundos en educación y a nivel electoral.

La médica de 63 años asumió el Gobierno del mayor productor mundial de cobre con una alta popularidad, la que se desvaneció con el correr de los meses para tocar su menor nivel en febrero, tras la polémica desatada por acusaciones de tráfico de influencias contra su hijo por la aprobación de un multimillonario crédito.

“Los hechos lamentables que hemos conocido han generado una pérdida de confianza en la ciudadanía, que requiere no sólo de voluntad política sino de acciones precisas que restablezcan la credibilidad en nuestras instituciones”, dijo Bachelet durante la inauguración de un jardín infantil fuera de la capital.

En el día de la conmemoración del primer año de Gobierno, la mandataria ordenó a sus ministros “salir a terreno”, en vez de celebrar con actos públicos el aniversario. Y es que los ánimos no dan para más.

Una reciente investigación periodística reveló que Sebastián Dávalos Bachelet, el hijo mayor de la mandataria, participó en una reunión con un poderoso banquero tras la cual una empresa en la que su esposa es socia recibió un crédito de unos 10 millones de dólares.

Dávalos, quien a nivel público dirigía fundaciones dependientes de la Presidencia, renunció en febrero a su cargo tras las acusaciones, sin que se haya aplacado este “doloroso” hecho, como lo calificó la propia mandataria.

Pero el descrédito de las instituciones escaló, luego de que un juez ordenó recientemente la detención preventiva de los dueños del grupo financiero Penta por los delitos de fraude tributario y sobornos, en medio de un escándalo de aportes ilegales de dinero a campañas electorales de figuras de la opositora centroderecha.

Para enfrentar este complejo momento, la mandataria constituyó en la víspera un consejo que entregará en el más breve plazo los lineamientos para frenar la incompatibilidad entre el mundo de los negocios y la política.

“Gobernar tiene complejidades, tiene diferencias de opiniones, pero también tiene grandes acuerdos, tiene importantes avances y hay logros colectivos que ya van mostrando sus frutos”, dijo Bachelet.

En esa línea, la economía chilena -otra de las causas que golpeó el apoyo de Bachelet- ha comenzado a mostrar señales de repunte, luego de que en el 2014 su expansión fue cercana al 1,8 por ciento, su menor nivel de los últimos cinco años.

“Se enfrentó ese momento transitorio de la economía sin desequilibrios (…) para pasar a un cauto optimismo, donde lentamente la economía comienza a recuperarse”, dijo el ministro de Hacienda, Alberto Arenas.

Para este año, analistas esperan que la economía crezca un 2,8 por ciento y con una tasa de interés referencial estable, en una señal de que ya no se requeriría de un mayor estímulo para impulsar la actividad doméstica. (Reuters/ La Nación)