Internacional

Avizoran peligros en Venezuela por falta de diálogo

El ex mandatario expresó que el diálogo puede ser un punto de partida para evitar ‘más problemas y violencia en Venezuela’, una preocupación de la mayoría.

CARACAS. La renuencia de sectores opositores al diálogo demandado por el gobierno del presidente Nicolás Maduro depara serios peligros para la población del país, según avizoran hoy analistas.

En opinión del abogado constitucionalista Hermann Escarrá, la crisis de la Asamblea Nacional (AN) desestabiliza al país, crea inestabilidad pero, lo preocupante parece ser que si no hay un diálogo entre las partes, ‘se está jugando a una situación de guerra social, el problema central es de orden social’, según citó el diario Últimas Noticias.

El jurista es de los que opina que debe haber ‘un pacto de Estado, se debe viabilizar el diálogo, para resolver los problemas que afectan a todos los venezolanos’, una percepción que, aunque deseada por la mayoría, se aleja por las apuestas de confrontación de algunos grupos que tienen cierto respaldo externo.

Sin embargo, la oposición, que es mayoría en la AN y que durante meses derrochó el capital político que puso en sus manos un electorado entonces descontento, busca sinuosos caminos para romper el orden constitucional de Venezuela, según denuncia el gobierno.

Tanto Escarrá, como figuras políticas y facilitadores internacionales, llaman a la heterogénea cúpula opositora ‘a hacer una reflexión’ porque evidentemente no habrá solución a los problemas si no se da el diálogo inclusivo demandado por el Gobierno y en el cual participen todos los sectores sociales.

Sin ser apocalípticas, las advertencias no faltan, y este martes, el expresidente colombiano Ernesto Samper, al rendir su informe de gestión como Secretario General de Unasur en el periodo 2014-2017, abordó la situación.

El ex mandatario expresó que el diálogo puede ser un punto de partida para evitar ‘más problemas y violencia en Venezuela’, una preocupación de la mayoría.

Hace una semana los que insisten en su misión de acompañamiento de las pláticas volvieron a esta capital para relanzar el encuentro, aunque los que no concuerdan con sus ideas malinterpretan el esfuerzo al negarse a negociar un documento de consenso para abordar la crisis, papel que solo era eso, una base para conversar y llegar a acuerdos.

Mientras está planteada la situación, el presidente Maduro no descansa en sus llamados, tal como hizo la víspera en Miraflores al juramentar la junta directiva de Pdvsa y lanzar una apelación a ‘curar las heridas morales, económicas, políticas y sociales del país’.

Para evitar el caos, los facilitadores entregaron a ambos un documento que insiste en el reconocimiento de las partes, el retorno de la AN a sus funciones tras eliminar el desacato y después, poner las manos en una agenda electoral, la que presuntamente es de interés de las facciones opositoras.

Según van las cosas y como dice el dicho, ‘la sangre no llegará al río’, ya que las partes anunciarán propuestas para lograr reactivar las conversaciones. El tiempo dirá. (Prensa Latina/La NACIÓN)