Opinión

Avistamiento de ballenas se monitorea y analiza en Galápagos

 En Galápagos ha sido documentada la presencia de 23 especies de cetáceos, con avistamientos en diferentes épocas del año, de acuerdo a las características de cada una

GALAPAGOS. Los continuos avistamientos de varias especies de cetáceos entre ellos las orcas (Orcinus orca) dentro de la Reserva Marina de Galápagos ha generado el interés turístico y científico por estas especies, que tienen una histórica presencia en las aguas del archipiélago ecuatoriano reconocido como Santuario de Ballenas en el año 1990, por lo que los técnicos de la Dirección del Parque Nacional Galápagos, guías naturalistas y armadores de embarcaciones turísticas han retomado  la implementación de los protocolos de buenas prácticas para la observación de ballenas.

En Galápagos ha sido documentada la presencia de 23 especies de cetáceos, con avistamientos en diferentes épocas del año, de acuerdo a las características de cada una. Especial interés sobre las orcas atrajo la fotografía realizada por Camilo Chauca, que desde el catamarán Ocean Spray tomó la imagen de un macho de esta especie cazando a una tortuga marina, a finales de mayo pasado.

Este es uno de los pocos registros fotográficos que se tiene en el archipiélago en donde se documente una orca aparentemente alimentándose de una tortuga, e instruyendo a la cría sobre los métodos de cacería.

La guardaparque Jennifer Suárez, mencionó que la DPNG viene llevando a cabo desde el año 2011 un monitoreo de estas especies con la participación activa de guías naturalistas, guardaparques y voluntarios, con lo que se ha complementado la base de datos histórica de la distribución de cetáceos en la Reserva Marina de Galápagos. Destaca la publicación “Guía de campo de los mamíferos marinos de Galápagos, de Godfrey Merlen, la cual se encuentra en proceso de re-edición en conjunto con la DPNG, una herramienta que ayudará a identificar avistamientos con mayor facilidad en determinados lugares y horas, lo cual es comúnmente reportado por los botes que navegan entre islas.

“Estos animales son altamente migratorios y buscan condiciones óptimas para cumplir sus funciones biológicas básicas en diferentes sitios, lo cual tiene que ser monitoreado y estudiado con mayor profundidad”, afirmó la guardaparque, al tiempo que anunció que la DPNG analiza el desarrollo de un taller de identificación de cetáceos que en primera instancia estará dirigido a guardaparques marinos y posteriormente a guías naturalistas y armadores, así como intensificar el programa de monitoreo de cetáceos principalmente en el área del canal Bolívar.

Los frecuentes reportes de avistamientos entregados por los guías naturalistas de los cruceros motivó la planificación del taller, debido a que la información proporcionada es muy dispersa e imprecisa. Como valor agregado la DPNG ha elaborado una hoja de registro de avistamientos con datos que incrementarán el conocimiento para determinar las temporadas de mayor avistamiento por especie, a fin de mejorar el manejo de la Reserva Marina y como un aporte a la actividad turística.

“Esta es la forma correcta en la que se debe observar las orcas, con respeto, libres en sus hábitats y cumpliendo sus ciclos biológicos y ecológicos; y no en circos marinos” agregó Walter Bustos, Director del Parque Nacional Galápagos. (MAE/COLIBRI)