Internacional

Autoridades corrigen a tres el número de muertos en naufragio en Costa Rica

Los sobrevivientes no presentan heridas de gravedad, pero algunos sufrieron crisis nerviosas, informaron las entidades de socorro.

 SAN JOSÉ.  Las autoridades de Costa Rica corrigieron a tres la cantidad de fallecidos en el naufragio de un catamarán en el que viajaban 108 personas en aguas del Pacífico central del país, luego de que informaron que se trataba de cuatro víctimas mortales.

 El director del Cuerpo de Bomberos, Héctor Chaves, y la Cruz Roja, habían informado en un inicio de que las víctimas mortales eran cuatro, pero luego corrigieron la cifra a tres.

 El Ministerio de Seguridad identificó a dos de las víctimas como la estadounidense Sharon Johnston, de 70 años, y el británico Ibor Stanly Hopkins, de 80 años.

 Además, 103 personas fueron recatadas con vida por las autoridades y barcos privados que prestaron ayuda, y las autoridades mantienen la búsqueda de dos desaparecidos.

 Las autoridades recibieron la alerta del barco con unas 100 personas a bordo debido a que presentó problemas y comenzó a hundirse en el Pacífico Central, en la zona de Punta Leona, Provincia de Puntarenas, unos 130 kilómetros al sureste de San José.

 El barco se partió y terminó hundiéndose tras ser golpeado por un fuerte oleaje, según dijeron a los periodistas algunos sobrevivientes del suceso.

 El operativo de rescate involucró al Cuerpo de Bomberos, la Cruz Roja, el Servicio Nacional de Guardacostas, el Servicio Nacional de Vigilancia Aérea y la Fuerza Pública.

 Los hechos ocurrieron a 6 millas náuticas (11,11 kilómetros) de la costa de Punta Leona, provincia de Puntarenas, y se trata de una embarcación que realiza viajes turísticos a la Isla Tortuga.

 El barco reportó la emergencia cerca de las 09.00 hora local (15.00 GMT) que pudo ser provocada por un fuerte oleaje.

 La mayoría de los rescatados recibieron atención médica en los muelles de Caldera y Herradura.

 Según las autoridades costarricenses, la embarcación contaba con todos los permisos correspondientes y las medidas de seguridad respectivas como chalecos salvavidas y botes de emergencia. En el catamarán viajaban desde niños hasta ancianos, locales y extranjeros. (Efe/ La Nación)