Economía

Autoridades analizan la canasta fronteriza

Según el gobernador, desean estar operativos desde la próxima semana para que los comerciantes puedan tener ventas en el último trimestre del año.

CARCHI. Faltan pocos detalles para aprobar la canasta básica comercial fronteriza que permitirá ingresar al país productos desde Colombia sin pagar impuestos, según lo dio a conocer Francisco Hernández, director distrital de la Secretaría Nacional de Aduanas en la provincia del Carchi.

El último miércoles, autoridades del Ministerio de la Producción y representantes de sectores productivos y comerciales, analizaron un listado de 35 ítems de productos que integrarían la canasta comercial y cupos de 2, 5 y 8 salarios básicos unificados (SBU), que entraría en funcionamiento en Carchi como una de las medidas paliativas del Gobierno para afrontar la crisis comercial que vive la provincia, por la influencia de la devaluación del peso colombiano.

La idea es que de alguna manera el ecuatoriano que quiera ir a comprar a la ciudad de Tulcán, va a poder hacerlo directamente a los comerciantes con las facilidades que tiene la ciudad, es decir que no pagarán impuestos, aranceles ni salvaguardias.

María Fernanda Garcés, ministra (s) de la Producción, recalcó que los beneficiarios serán todos los comerciantes que están registrados en el Registro Único de Contribuyentes (RUC) y Régimen Impositivo Simplificado Ecuatoriano (RISE). La mayor parte de beneficiarios registrados en el RISE son alrededor del 90%.

Entre los productos acordados estarían los tecnológicos: celulares, tabletas, laptops (portátiles), cámaras fotográficas, computador de escritorio, proyectores, cámaras de seguridad, circuitos electrónicos, reproductores de DVD, memorias USB, equipos de sonido, partes y piezas de computador, suministros como tonner, unidades de memoria, discos duros, impresoras/copiadoras, monitores.

En electrodomésticos: aspiradoras, cocinas de inducción, secadoras de ropa, planchas de ropa, secador de pelo, licuadoras, cafeteras, ollas de inducción, máquinas de coser industriales; en limpieza de hogar: jabón de tocador, pasta y cepillo dental, papel higiénico, detergentes, desinfectantes.

En partes de automotores, llantas; mientras en consumo minorista, confites (caramelos) y galletas. (DO/La Nación)