Economía

Aulestia: Ecuador goza de una ventaja de acceso

El Consejo de la UE deberá autorizar la firma del Protocolo de Adhesión tras la verificación previa de cada uno de los países miembros de la Unión Europea.

QUITO. El ministro de Comercio Exterior, Diego Aulestia habló sobre los acuerdos que tienen Perú y Colombia con la Unión Europea y el apoyo que ambos países brindaron a Ecuador para adherirse al pacto. Él señaló que la perspectiva es que la balanza comercial con Europa, que ya es favorable para el país, sea todavía más beneficiosa.

Los respaldos peruano y colombiano anticipan una decisión favorable por parte del Comité de Comercio del Acuerdo Comercial Multipartes (ACM), que a su vez abriría la puerta a la revisión final del Protocolo de Adhesión por parte del Colegio de Comisarios de la UE. Superada esa instancia el Protocolo de Adhesión pasaría a consideración del Consejo de la UE y del Parlamento Europeo.

La Unión Europea ocupa el primer lugar como destino de las exportaciones ecuatorianas no petroleras con $2 981 millones en 2014 y $2 109 millones en lo que va del 2015. Por ello, Aulestia explicó que la Unión Europea representa la cuarta parte de las exportaciones al Ecuador, por ejemplo, el 30% de los envíos de banano, 57% de atún, 20% del camarón van a esa región.

“Estamos hablando de una relación comercial muy importante para el Ecuador y que hasta el 31 de diciembre del 2016, el Ecuador goza de una ventaja de acceso, entiéndase, aranceles, impuestos a las importaciones, a las compras de productos ecuatorianos similares a las de otros países”, recalcó.

Por ello, según el principal de esta cartera, es importante un acuerdo con la Unión Europea. Según un estudio emitido por la CEPAL, se establece que el crecimiento de la economía ecuatoriana, con un acuerdo con el bloque europeo, será entre el 0.1 al 0.3 por ciento anual, por lo que recalcó que es un escenario, a todas luces positivo para Ecuador.

Además, Aulestia, recalcó que con un pacto con la Unión Europea, Ecuador tiene opciones en bienes alimenticios, que no han sido los tradicionales, y además en los servicios de educación. “Vamos a llevar escuelas de español, vamos a llevar universidades ecuatoriana que ofertan la posibilidad de venir a hacer acá un año de estudios, un verano”. (DO/La Nación)