Deportes

Aucas, de vuelta a la Serie A

Aucas volvió a la serie A del fútbol ecuatoriano ante casi 30 mil hinchas ‘amarillos’ que se agolparon en los graderíos del estadio Atahualpa.

GUAYAQUIL. Los hinchas ‘auquistas’, no sabían cómo festejar cuando el árbitro Mario Romero pitó el final del partido que Aucas y Liga de Portoviejo igualaron 1-1 en el estadio Olímpico Atahualpa.

Con ese resultado ‘Papa Aucas’ volvió a la serie A del fútbol ecuatoriano, después de ocho años de permanencia entre la B y la segunda división del torneo nacional. Por eso la euforia de sus fieles hinchas, entre ellos el exvicepresidente Lenin Moreno, quien desde los 7 años consagró su fidelidad al equipo ‘Oriental’

No acudió al estadio porque se encuentra en Suiza, donde reside y   se desempeña como representante de las Naciones Unidas en Ginebra. “Siempre supe que volvería, era sólo cuestión de tiempo, el Aucas nunca morirá”, dijo en una entrevista a la Agencia Andes.

Pero desde lejos lo alentó, así como lo que llegaron de diferentes lugares con la camiseta del ‘equipo Oro y Grana’ de Aucas. “La fe en el equipo la llevó desde los siete años cuando mi papá me llevó al estadio. Ese día Aucas le propinó una goleada a su tradicional rival, la Liga (de Quito), desde ahí fui hincha del equipo más lindo del mundo… y sus alrededores”, escribió en un correo electrónico luego de ser consultado por Andes.

Pero los que estuvieron presentes, soportar 86 minutos de angustia, porque Aucas perdía el partido 0-1 desde los 38m. ‘La Capira’ amenazaba con aguarle la fiesta a los locales.

La radio fue el mejor acompañante de los hinchas del ‘Ídolo del Pueblo’,  así estaban pendientes de los demás resultados en la serie B, mientras esperaban el ansiado gol.

El tiempo se agotaba, pero la fuerza de los fanáticos que entonaron el cántico: “Papá volvió a la A”.

Minuto 83, Johnny Medina entró a la cancha y su presencia fue decisiva. En su primera incursión al  área por la zona izquierda, pero fue derribado. El juez central no dubitó en sancionar el penalti, que Jimmy Delgado transformó en el gol tranquilizador, el de la clasificación.

En la banca, Juan Ramón Silva, exfigura del Peñarol y de varios equipos ecuatorianos, lograba el ansiado ascenso del cuadro capitalino, cuyos hinchas abarrotaron el estadio olímpico Atahualpa y lo tiñeron de amarillo y rojo, pero permanecía tranquilo; salía poco, miraba el reloj y al mismo tiempo el cielo, que ese día estaba despejado, para que se acabe pronto y poder celebrar.

Mientras que el gesto y administrador del regreso de Sociedad Deportiva Aucas a la máxima categoría del balompié profesional, Ramiro Gordón, quien dejó su firma IMG para dedicarse a tiempo completo a armar al Aucas, le dedicó el triunfo a su hija Mónica, quien fue asesina  la mañana del 29 de agosto de 2013, tras n su recibir dos disparos en su oficina ubicada al sur de Quito.

“Los muchachos tienen claro que la Serie A es muy diferente (a lo que fue Segunda Categoría y la Serie B), pero siempre les digo que dentro de la cancha es once contra once. Tenemos vida, salud y la bendición de Papá Dios”, agregó el principal dirigente del Ídolo Capitalino, eje fundamental en el retorno a la máxima categoría.

Asimismo le agradeció al técnico y lo confirmó para este nuevo reto. “Él  -Silva- tiene que ver luego lo mejor para el equipo en este nuevo año (en cuanto a refuerzos). Son los jugadores los que deben ser los protagonistas, que ganen con garra y con amor a la camiseta”, aplaudió Gordón. (DO/La Nación)