Opinión

ATASCADO EN UN CHASCO

Diego Martínez

diego.martinez@casagrande.edu.ec

 

 

 

El 28 de junio de 2019, Liga de Quito anunció a Antonio Valencia como nuevo jugador del club. Su llegada fue catalogada como “el refuerzo de la década” por muchos aficionados, pero hasta el momento el excapitán del Manchester United de Inglaterra no ha cumplido con las expectativas.

Valencia, de 34 años, ha disputado 10 partidos con la camiseta de Liga de Quito: 5 por LigaPro, 4 por Copa Libertadores y 1 por Copa Ecuador. No ha aportado con goles ni con asistencias desde que volvió al fútbol ecuatoriano. Además, ya fue expulsado en dos ocasiones; la primera fue contra Barcelona (por LigaPro), mientras que la segunda ocurrió ante Aucas (por Copa Ecuador). De acuerdo con Diario El Telégrafo, durante los 14 años que Valencia jugó en Europa, solo recibió dos tarjetas rojas en partidos oficiales, una con Wigan Athletic en 2009 y la otra con el Manchester United en 2014, ambas por la Premier League.

El ecuatoriano, en menos de tres meses desde que volvió a Ecuador, ya igualó el número de expulsiones que tuvo desde el 2005 al 2019. Liga de Quito aún se mantiene en disputa en la LigaPro y en Copa Ecuador. Por tanto, Antonio Valencia tendrá que terminar de “acostumbrarse al fútbol ecuatoriano” como él mismo manifestó y convertirse en un aporte significativo para el equipo dirigido por Pablo Repetto.