Internacional

Ataque fue financiado por Bogotá y Miami, dice Maduro

Presunto líder de la brigrada 41 pide un Gobierno de transición para restablecer el orden constitucional

VALENCIA. Sobrevuelo de helicópteros, barricadas, tanquetas, detonaciones: la tensión se apoderó de la ciudad de Valencia, el Norte de Venezuela, donde el Gobierno denunció el ataque a una base militar, con saldo de dos muertos y ocho detenidos, aunque algunas versiones aseguran la detención de 10 personas.

Según el presidente Nicolás Maduro, una veintena de hombres, entre ellos un ex militar, irrumpió en la madrugada en el fuerte Paramacay y se dirigió al parque de armas, de donde sustrajo material bélico.

Dos asaltantes murieron, mientras ocho fueron detenidos, precisó Maduro, quien dijo que en el destacamento hubo “combates” durante unas tres horas y aseguró que él mismo estuvo “al frente de la dirección como comandante en jefe”.

Uno de los capturados es un teniente que desertó hace varios meses y está “colaborando activamente”, y los demás son civiles, detalló el mandatario, que ordenó reforzar la seguridad e inteligencia en todas las unidades militares.

“Hace una semana les ganamos con votos, y hoy hubo que ganarle con balas al terrorismo”, afirmó el presidente.

Maduro negó que fuera una “rebelión” militar y remarcó que se trató de un “ataque terrorista”, según él, financiado desde Bogotá y Miami. “Toda Venezuela ha estado en paz, hay un incidente allá que lo atendimos bien”.

Los hechos ocurrieron después de que se difundiera un video, grabado supuestamente en la 41ª brigada, en el que un hombre que se presenta como el capitán Juan Caguaripano se declara en “rebeldía” contra el régimen de Nicolás Maduro y exige un “Gobierno de transición”.

“Nos declaramos en legítima rebeldía (…) para desconocer la tiranía asesina de Nicolás Maduro. Aclaramos que esto no es un golpe de Estado, ésta es una acción cívica y militar para restablecer el orden constitucional”, dijo el hombre junto a unas 15 personas vestidas de camuflaje, y algunas de ellas armadas.

Aunque el ministro de Defensa, Vladimir Padrino, reiteró el “apoyo incondicional” de la Fuerza Armada al mandatario, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) indicó en un comunicado que la crisis “se manifestó expresa y públicamente en los cuarteles de nuestra Fuerza Armada”, al tiempo que que el presidente del Parlamento, Julio Borges, exigió al gobierno la “verdad” sobre este hecho y abstenerse de una “cacería de brujas”.  (INFORMADOR/LA NACIÓN)