Opinión

ATABALIPA o ATAHUALPA

COLABORACIÓN del Arq. Xavier Orellana A./Guayaquil

 

Todos llaman «Atahualpa» al último gobernante del Imperio de los Incas, pero su verdadero nombre no era precisamente ese.

 Atahuallpa viene de Atha: nudo y Wallpa: gallina. Más o menos sería «gallina atada», pensémoslo, ¿quién le pondría de nombre gallina, al hijo del soberano de toda Sud-América? Además, las gallinas fueron traídas por los españoles, no existían cuando «Atahualpa» había nacido.

Este apodo le fue puesto al Inca por los Españoles al ver que se despedía llorando de su familia, al saber que había sido condenado a muerte. Para la posteridad, el cronista Sarmiento de Gamboa, fue el primero en llamarlo «Atahualpa» como si ese fuera su nombre y no el apodo que le pusieron por haber sido vencido de manera malintencionada y hasta dolosa.

Con los años, todos llamamos de ese modo a nuestro último soberano legítimo, nada se hizo por aclarar este hecho. Pero no es tarde, el nombre de nuestro inca era «Atabalipa», cuyo significado es «hombre fuerte y valiente».

Todos los documentos de inicios de la conquista (1532 – 1560) hablan de Atabalipa, nunca lo llaman Atahualpa).

Fuente: Congreso Latinoamericano de Historia Indígena