Internacional

Asociación jurídica insta al Supremo de EE.UU. a rechazar medidas migratorias

“Este es un caso histórico que implica la separación de poderes”, dijo Jay Sekulow, asesor jefe del ACLJ.

WASHINGTON.  El Centro Estadounidense para la Ley y la Justicia (ACLJ, en inglés) presentará un escrito de “amicus curiae” ante la Corte Suprema de EE.UU. instando al alto tribunal a que mantenga el bloqueo de las acciones ejecutivas en materia migratoria del presidente Barack Obama.

El máximo tribunal aceptó hoy tomar en consideración la apelación interpuesta por el Gobierno sobre el caso, después de que un tribunal federal impidiera su entrada en vigor a raíz de una demanda presentada por 26 estados, en su mayoría republicanos, y liderados por Texas.

“Este es un caso histórico que implica la separación de poderes”, dijo Jay Sekulow, asesor jefe del ACLJ.

“Nuestra posición desde el principio ha sido muy clara: el presidente Obama no es un rey y los presidentes impacientes no consiguen cambiar la ley. Esta extralimitación ejecutiva es a la vez ilegal e inconstitucional y estaremos representando a miembros del Congreso y miles de estadounidenses instando a la Corte Suprema para que defienda la decisión del tribunal de apelación”, agregó Sekulow.

Se espera que los jueces del Supremo, el máximo tribunal del país, escuchen los argumentos del caso en abril para adoptar un fallo hacia finales de junio, apenas un mes antes de las convenciones demócrata y republicana para seleccionar a sus candidatos presidenciales de cara a las elecciones de noviembre.

El asunto de la inmigración, y en particular las medidas ejecutivas de Obama, que podría sacar de la sombra a más de cinco millones de indocumentados, está siendo muy debatido en esta campaña electoral.

La mayoría de los precandidatos republicanos a la Casa Blanca se opone a esas medidas de Obama para beneficiar a los indocumentados, mientras que los aspirantes demócratas prometen ir incluso más lejos que el presidente para reformar el sistema migratorio.

El plan migratorio presentado por Obama en noviembre de 2014 consiste en la ampliación de un programa ejecutivo de 2012 conocido como Acción Diferida (DACA) y cuyo objetivo es evitar la deportación de los jóvenes “dreamers” (soñadores) que llegaron al país siendo niños en el seno de familias de indocumentados.

La otra parte del plan es el programa Acción Diferida para Responsabilidad de los Padres (DAPA), que busca amparar a los padres indocumentados de ciudadanos estadounidenses o con residencia permanente. (Efe/La Nación)