Actualidad

Así funciona la Comisión de Fiscalización en la Asamblea

Comisión de Fiscalización de la Asamblea cuenta con el poder para investigar irregularidades gubernamentales.

La Comisión de Fiscalización y Control Político de la Asamblea Nacional desempeña el mantenimiento de la transparencia y la rendición de cuentas dentro del gobierno. Esta comisión tiene un papel importante dentro de la estructura legislativa del país, encargada de supervisar y examinar la gestión de las entidades públicas y los funcionarios del Estado.

  1. Investigación: Pueden realizar investigaciones sobre cualquier funcionario público o entidad gubernamental para asegurar el cumplimiento de las leyes y regulaciones.
  2. Control: Supervisan las acciones del ejecutivo y otras entidades para garantizar que operen dentro del marco legal.
  3. Audiencias: Organizan audiencias públicas donde se citan a funcionarios para que rindan cuentas de su gestión.
  4. Informe: Emiten informes y recomendaciones basadas en sus hallazgos, los cuales pueden incluir sanciones o incluso la destitución de funcionarios.

Proceso de fiscalización

El proceso comienza con la recepción de una denuncia o petición, que luego es evaluada por los miembros de la comisión. Si se considera que hay mérito, se procede a abrir una investigación formal. Esta investigación puede incluir la solicitud de documentos, la realización de auditorías y la convocatoria de testimonios.

Durante estas investigaciones, la comisión tiene el poder de convocar a cualquier funcionario público para que testifique y aporte información relevante. Las sesiones suelen ser públicas, aunque en ciertas circunstancias pueden ser privadas para proteger la confidencialidad de la información.

A pesar de su rol, la Comisión de Fiscalización no está exenta de críticas. En ocasiones, se le ha acusado de ser un instrumento de lucha política más que de control efectivo. Los desafíos incluyen la politización de sus actividades y la presión de diversos grupos de poder, que pueden influir en los resultados de las investigaciones.

Fuente:  EL COMERCIO