Ciencia

Aseguran que trasplante de cabeza será posible

Con un equipo de 150 personas, 36 horas de quirófano y diez millones de euros se podría trasplantar una cabeza a un nuevo cuerpo de un donante.

EE.UU. Esto podría suceder en el plazo de dos años, contados a partir del momento que un comité ético diera su aprobación. “Quienes dicen que no es posible, se equivocan”.
Así de contundente se muestra Sergio Canavero, neurocirujano del hospital turinés Molinette. Canavero ha sido invitado para exponer su proyecto en la Conferencia anual de la Academia Americana de Neurólogos y Cirujanos Ortopédicos, prevista en Annapolis (Maryland, EE.UU.) el próximo junio.

Los experimentos que han tratado de trasplantar una cabeza completa se remontan a 1959, año en el que el periodista americano Edmund Stevens ofrecía la noticia de la obtención de un perro con dos cabezas fruto del experimento llevado a cabo por el científico ruso Vladimir Demikhov. El mismo año, científicos chinos afirmaron haber logrado por dos veces trasplantar la cabeza de un perro en el cuerpo de otro.

Un experimento publicado en 1971, dirigido por Robert White, consiguió trasplantar la cabeza de un primate (Macaco Rhesus). Logró sobrevivir treinta y seis horas a la operación sin lograr que llegara a mover su cuerpo tras el trasplante.

La clave, que aún hoy no es posible resolver, es unir las fibras nerviosas que salen del sistema nervioso central y llegan a la médula, para luego dar el movimiento a brazos o piernas.
Pero el neurocirujano italiano está convencido de que ahora es posible conectar las partes seccionadas de la médula espinal utilizando una sustancia química llamada polietilenglicol.
Esa sustancia actúa como adhesivo para favorecer la adhesión de las membranas celulares de donante y receptor.

El paciente sería mantenido en coma durante cuatro semanas para mantenerlo inmóvil. Al despertarlo, Sergio Canavero prevé que estaría en condiciones de moverse y hablar. Un año después podría caminar tras intensa fisioterapia. (Internet/ La Nación)