Actualidad

Asambleístas correístas y del PSC defienden viaje a Rusia

La vicepresidenta de la Asamblea, la correísta Marcela Holguín de Unión por la Esperanza (Unes), y Jorge Abedrabbo, del bloque del Partido Social Cristiano (PSC), defendieron su visita a Rusia, en medio del conflicto bélico desatado por la invasión de ese país a Ucrania.

Los parlamentarios aseguraron que el viaje no fue financiado por la Asamblea Nacional ni por el Gobierno de Vladimir Putin, sino por el presidente del Grupo parlamentario, el asambleísta independiente Daniel Noboa.

El periplo tomó cuatro días, dos de los cuales permanecieron en avión en la ruta Quito-Ámsterdam-Estambul-Moscú. También viajaron Johanna Moreira (ID), vocal del Consejo de Administración de la Legislatura (CAL) y la coordinadora de Unes, Pamela Aguirre.

Asambleístas hablan de los objetivos en Rusia

El objetivo, según indicaron, fue reunirse con un grupo de los 2 000 ecuatorianos que estudian en universidades de Rusia, tratar temas comerciales parlamentarios, y gestionar la donación de fertilizantes al Ecuador.

“Nosotros no topamos el tema de la guerra, pero dijimos que con la guerra no gana nadie y que tienen que cumplirse con los protocolos internacionales para un cese a la guerra”, señaló Abedrabbo.

Holguín adujo que el Gobierno ecuatoriano no ha roto sus relaciones comerciales con Rusia. A ese país se exporta el 30% del banano ecuatoriano y rosas, acotó Abedrabbo. Los recibió el ministro de Desarrollo Económico de Rusia.

Los legisladores aseguraron que constataron que los estudiantes ecuatorianos no tienen dinero para sobrevivir en Rusia, debido a las sanciones aplicadas por la comunidad internacional por la invasión a Ucrania, y que requieren atención de la Cancillería ecuatoriana.

“Hemos tenido también relaciones conversaciones, por ejemplo, con el Vicepresidente del Parlamento ruso y hemos llegado a la posibilidad de que pueda haber un entendimiento en cuanto, por ejemplo, al intercambio de prácticas parlamentarias”, acotó Holguín.

La legisladora apuntó que la idea es que representantes del Parlamento ecuatoriano de diferentes bancadas ideologías políticas puedan ir a Rusia para intercambiar experiencias. O que asambleístas rusos vengan a Ecuador.

Fuente: EL COMERCIO