Actualidad

Asamblea no alcanza votos para destituir a vocales de la Judicatura

La moción para que tres de los vocales del Consejo de la Judicatura (CJ) fuesen destituidos por sus “acciones y omisiones” alcanzó 87 de los 92 votos que se requerían para su aprobación este jueves, 1 de septiembre de 2022. Esta vez, se rompió a la mayoría de oposición que venía operando en la Legislatura.

Los asambleístas independientes Jhon Vinueza y Bruno Segovia describieron a este proceso como “un juego de tronos” y “una pelea de hienas”. Ocurrió un cruce verbal entre Fernando Villavicencio y Ronny Aleaga, quienes intercambiaron epítetos de “denunciólogo” y “narco” al arrancar el debate.

El PSC y el correísmo ingresaron a la sala sin asegurar los 92 votos para la destitución. Sus discursos fueron dirigidos a persuadir a los indecisos, sobre todo, de Pachakutik (el segundo bloque más numeroso).

“Es una falacia, el cuco permanente, que aquí se van a tomar la justicia los socialcristianos y los correístas, la cantaleta podrida y cansina desde el Gobierno desde el año pasado”, aseguró el coordinador del PSC, Esteban Torres.

Luis Almeida y Jorge Abedrabbo se solidarizaron con los cinco legisladores de la bancada indígena, a quienes el presidente Guillermo Lasso acusó de pedir dinero a cambio de votos, pero que retiró la denuncia días antes del desenlace de este juicio político.

Resistencia a la moción
La moción encontró resistencia incluso entre los denominados “rebeldes” de este bloque y de la ID, que votaron con el correísmo y el PSC para la destitución de Guadalupe Llori.

La intervención de Mario Ruiz, uno de los rebeldes, terminó con aplausos de Salvador Quishpe y Ricardo Vanegas, con quienes pocas veces comulga. “Parece que el pacto de la regalada gana reaparece en este Pleno de la Asamblea y no nos prestaremos para eso”, enfatizó.

Al final, gritaron: “¡por la unidad!. “No recibimos órdenes ni de Bélgica, ni de Guayaquil ni de Cotopaxi”, reaccionó la subcoordinadora del bloque indígena, Sofía Sánchez, después de que Peter Calo los llamó a acoger el pedido del presidente de la Conaie de que voten a favor de la moción.

Votación de la ID
La sorpresa la dio la Bancada de la Izquierda Democrática (ID). Atrás dejó los enfrentamientos con el correísmo y el PSC, en la destitución de Yeseña Guamaní como vicepresidenta de la Asamblea.

A pesar de la resolución del consejo directivo de este partido, de que debían abstenerse de votar, Guamaní, Wilma Andrade y otros ocho legisladores junto al coordinador de la bancada naranja, Marlon Cadena, anticiparon que votarán a favor. Los disidentes, en cambio, negaron sus votos al correísmo.

El oficialismo se mantuvo al margen del debate, a pesar de que la interpelante Viviana Veloz (Unes), dijo que los vocales de la Judicatura son funcionales al Gobierno.

La presentación de pruebas de cargo y descargo tomó ocho horas, en dos jornadas. A su salida del Palacio Legislativo, los vocales interpelados Fausto Murillo, Ruth Barreno y Juan José Morillo se dieron tiempo hasta de posar para fotografías. La expresidenta María del Carmen Maldonado no se presentó y envió un escrito. Todos defendieron el proceso de evaluación que terminó en la remoción de 26 jueces y conjueces de la Corte Nacional, en 2019, y que fue tachado de ilegal por los interpelantes. «Yo seguiré en el cargo hasta ser legalmente reemplazado», señaló Murillo.

 

 

– El Comercio