Actualidad

Asamblea continúa debate sobre Ley de Tierra Rurales

Este proyecto crea las herramientas y mecanismos para garantizar la soberanía alimentaria y mejorar la productividad y producción agropecuaria para los ecuatorianos

GUAYAQUIL. Gabriela Rivadeneira Burbano, presidente de la Asamblea, convocó  las y los asambleístas a la continuación del primer debate del proyecto de Ley de Tierras Rurales y Territorios Ancestrales, que continúa hoy.

En una nota publicada por la Asamblea, César Umaginga,  manifestó que es un tema sensible pero a la vez esperado por años, ya que permitirá crear mecanismos para alcanzar el buen vivir y garantiza la producción en el país y protege la tierra.

Por su parte el legislador Nelson Serrano expresó que la normativa beneficia al desarrollo del país y asegura la soberanía alimentaria. La parlamentaria Rosa Elvira Muñoz, dijo que la consulta prelegislativa es de vital importancia porque en territorio se recogerá el sentir de la gente para preparar un documento acorde con la realidad de cada sector del país.

Mientras que el legislador Oswaldo Larriva manifestó que la Ley de Tierras a más de importante, es muy esperada por la ciudadanía. El legislador Patricio Donoso dijo que en el proyecto deben constar incentivos para los agricultores.

El proyecto, que se debate en el Pleno, es el resultado de un año y medio de trabajo y cerca de 50 sesiones de la Comisión de Soberanía Alimentaria que recogió las propuestas presentadas por asambleístas de diversas tendencias y organizaciones sociales como la FENOCIN, Coordinadora Nacional Campesina Eloy Alfaro, Consejo de Pueblos y Organizaciones Indígenas Evangélicos, Corporación de Montubios del Ecuador, Red Agraria y la Conferencia Plurinacional por la Soberanía Alimentaria.

La comisión, previo a la elaboración del informe para primer debate realizó cinco comisiones generales en territorio y cuatro asambleas, en las que recogió el aporte de organizaciones sociales, gremios de la producción y organismos del Estado.

Con la propuesta se busca normar el uso y acceso a la tierra rural que deberá cumplir la función social y ambiental; regular la posesión, la propiedad, administración y redistribución de la tierra, como factor de producción propiciar un ambiente sustentable y equilibrado y otorgar seguridad jurídica a los titulares de derechos.

También tiene como objetivo Incentivar la asociatividad y formular políticas públicas para fortalecer la agricultura familiar campesina en los procesos de producción, comercialización y transformación productiva; establecer mecanismos de control y eliminación de la concentración de tierras y desestimular la fragmentación de la tierra rural.

La Comisión de Soberanía Alimentaria recomendó al Pleno la realización de la consulta prelegislativa, como proceso sustancial de participación ciudadana que permite a las comunas, comunidades, pueblos y nacionalidades indígenas, afroecuatorianos y montubios y a las organizaciones titulares de derechos colectivos, ser consultados sobre temas específicos que pudieren afectar sus derechos colectivos. (Asamblea/Red. La Nación)