Actualidad

Asamblea aprueba obligación de registro médico de recién nacidos en 3 días

El Ejecutivo tendrá 30 días para pronunciarse sobre el proyecto de ley.

QUITO. Con 77 votos a favor, 2 en contra, 1 blanco y 20 abstenciones, la Asamblea Nacional aprobó el proyecto de Ley del Servicio Nacional de Gestión de la Identidad y Datos Civiles, que plantea algunos cambios en la cédula de identidad.

“La norma reformará aspectos puntuales a la Ley de Registro Civil, puesto que la norma vigente tiene aspectos que discriminan a extranjeros, mujeres e incluso a la comunidad de Gays, Lesbianas, Bisexuales, Trans e Intersexuales (GLBTI)”, destacó en su ponencia Richard Calderón, presidente de la Comisión de Gobiernos Autónomos.

Y es que la ley vigente que data de 1976, es decir desde hace 39 años no posee ninguna modificación, por ello entre los cambios propuestos constan: reemplazar la palabra «sexo» por «género», que un ciudadano mayor de edad pueda decidir el orden de los apellidos, y ocultar la profesión en el documento de identidad.

Además, se reemplazó a la cédula de ciudadanía por Documento Nacional de Identificación (DNI), para que de esta manera se logre garantizar el reconocimiento al derecho de la identidad de género y eliminar cualquier forma de discriminación hacia las diversidades sexuales, como lo establece la Constitución.

Ante ello, el tema que generó más debate es la categorización de género en lugar de sexo. Al respecto, Diane Rodríguez, representante de la Asociación Silueta X, quien acudió al pleno para exponer su postura, manifestó que en la cédula se debería poner género porque es la libertad de asumir una postura ante la sociedad.

De la misma manera, la asambleísta de PAIS, María Soledad Vela, señaló que esta distinción constituye una nueva forma para excluir a los ciudadanos. «Es una discriminación porque se trataría de 2 tipos de documentos, con este tipo de categorización no se está preservando la intimidad de las personas», especificó.

Por otro lado, en el análisis del registro de los apellidos del recién nacido, de acuerdo con la nueva norma, el patronímico materno podría ubicarse primero, siempre y cuando haya el consentimiento de la pareja. En caso de que los progenitores no manifiesten su deseo de modificar el orden, los apellidos se mantendrán como siempre.

Adicionalmente, el artículo 44 del proyecto plantea la prohibición para adoptar hijos por personas solas -que no tienen pareja- o por una pareja homosexual.

“Se está puliendo el proyecto. Este punto puede solucionarse a través del fallo de un juez, siempre y cuando vaya en cumplimiento de la Constitución y el Registro Civil (RC) cumpliría con la respectiva inscripción”, advirtió Richard Calderón, presidente de la Comisión.

Cabe recalcar que el derecho a tener una identidad y erradicar el subregistro de nacidos vivos también se encuentra en debate. Dicho proyecto establece que los médicos tendrán la obligación de registrar a los infantes en un plazo de 3 días en el centro de salud que fueron atendidos. El galeno que no cumpla con la ley, tendrá que pagar una multa equivalente a un salario básico.

Por este motivo, se habilitará una dependencia del Registro Civil en coordinación con el Ministerio de Salud Pública (MSP). Luego de este registro, explicó Calderón, los padres se encuentran en la obligatoriedad de confirmar la inscripción en un plazo no mayor de 90 días. (VCV/La Nación)