Realidades

Artistas rinden tributo al álbum ‘El Dorado’ de Aterciopelados

Para este homenaje se unieron artistas nacionales y extranjeros de tres generaciones.

COLOMBIA. El momento más destacado del rock nacional en el siglo XX lo protagonizó Aterciopelados en 1995, cuando definió la personalidad del género y cruzó las fronteras del país. Todo se materializó en un álbum auténtico, fresco, puro y lleno de éxitos: ‘El Dorado’.

Hoy, los músicos latinoamericanos reconocen ese legado con un disco llamado ‘El Dorado 20 años: tributo a Aterciopelados’, con todas las canciones, pero interpretadas por figuras como Enrique Bunbury, Carlos Vives, Camila Moreno o Christina Rosenvinge, entre muchos otros.

“’El Dorado’ llegó a ser tan importante para el rock latinoamericano como el ‘Re’ de Café Tacvba o ‘Clics Modernos’, de Charly García”, comenta Umberto Pérez, gestor de esta iniciativa independiente junto al colectivo Barrio Colombia.

Toda la idea comenzó en un viaje en TransMilenio, hace más de un año: Pérez cuenta que recordó el video de ‘Bolero falaz’ y cayó en la cuenta de que el disco estaba por cumplir 20 años y nadie lo había previsto.

‘El Dorado’ tuvo 16 cortes, cada uno tan mordaz y revelador como el siguiente. Entre estos estaban los inolvidables ‘Mujer Gala’, ‘La estaca’, ‘Candela’, ‘Bolero falaz’ y ‘Florecita rockera’, que llegaron a MTV, al mercado anglo –luego vino su primera nominación al Grammy– e incluso abrieron puertas para que las discográficas se entusiasmaran a editar ese rock nacido en las calles de Bogotá.

Paradójicamente, las canciones que no fueron éxitos radiales o de televisión se quedaron como un tesoro para los fanáticos, pero con el paso del tiempo su recuerdo se ha ido diluyendo entre el gran público.

No es gratuito que, en junio, cuando Vives presentó un video detrás de cámaras de la grabación de ‘Colombia conexión’, una reconocida emisora aseguró que era “un adelanto del siguiente sencillo de su álbum ‘Corazón profundo’”.

En ‘El Dorado 20 años’ se unen artistas nacionales y extranjeros de tres generaciones: la primera, de Vives, Rosenvinge (de Christina y los Subterráneos, que canta Bolero falaz) y Bunbury (que interpreta Candela), que surgieron previamente a Aterciopelados; la de Marta Gómez (Siervo sin tierra), Kevin Johansen (La estaca), Paulinho Moska (Las cosas de la vida), Edson Velandia (Pilas) y Victoria Sur (Si no se pudo pues no se pudo), directamente influenciada por el éxito de la banda.

Y por último, los nuevos talentos: Las Añez (No futuro), Gepe (Mujer gala), Camila Moreno (De tripas corazón), Esteman (Florecita Rockera), el dúo Alejandro y María Laura (Sueños del 95), María Mónica Gutiérrez (El diablo), María Pien (Errantes) y Ulises Hadjis (El Dorado).

“Ellos tuvieron mucha influencia en mí; recuerdo escuchar muchas veces El Dorado”, cuenta Hadjis, cantautor venezolano.

También es un tributo periodístico: el CD viene con un libro que recopila textos y reportajes de diferentes periodistas musicales.

El disco tributo circula en tres ediciones: libro y CD, por 80.000 pesos; libro y doble LP, por 180.000, y una versión con botella de vino y postales, por 240.000. Se puede conseguir en el sitio tributoaterciopelados.co. (Internet/La Nación)