Opinión

Artesanita: El arte en sus manos

Los colores y la imaginación se unen para dar paso a divertidas creaciones que realiza una joven oriunda de Milagro.

GUAYAQUIL. Artesanita nació hace tres años como un negocio de manualidades en fomix, donde los detalles en muñecas eran los preferidos, pero con el tiempo Mariana Dávila, su creadora, se vio en la necesidad de innovar su negocio con nuevos productos, pero sin perder el eje principal, que es la elaboración de sus productos a mano.

Esta joven destaca que la diferencia entre su negocio con otros emprendimientos similares es la parte creativa y resalta que productos que son hechos a mano “no caen en la monotonía de un solo producto”.

Esta Licenciada en Diseño Interior, título que lo obtuvo en la Universidad Laica Vicente Rocafuerte, realizó cursos para perfeccionar su técnica siempre con la idea de obtener una fuente de empleo a través de un emprendimiento.

Con las ideas claras, Mariana se comenzó a poner retos. Al comienzo fue difícil por la falta de publicidad, como ella misma lo reconoce, por lo que buscó en las redes sociales su mejor aleado y donde se la puede encontrar en Facebook como artesanita fan page; Twitter, @dmanualidades; e Instagram como artesanitas27; para dar a conocer su productos.

Todo lo comenzó con $180 que los destino a la compra de telas, hilos y otras materias primas para los productos y poder iniciar creando tutú, que son faldas cortas de tejido vaporoso, generalmente de tul o muselina blanca, para niñas. Ella resalta que no es necesario ser una bailarina para usarlos.

Además de tutú, Artesanita ofrece ropa para bebe tejida, muñecas de fomix, bisutería y vinchas para niñas. Estos últimos elementos los diseña a base de tela, cintas y silicona, que se los puede encontrar desde $8 hasta $60. Los precios varían según la necesidad.

La modalidad de esta joven es diseñar bajo pedido que le toman entre tres a cuatro días, Mariana se demora en la elaboración de sus creaciones, por lo que los interesados en adquirir cualquier artículo tienen que escribirle con algunos días de anticipación a través de las redes sociales antes mencionadas. (DO/La Nación)