Economía

El aroma a café envuelve el ambiente en Chimborazo

Las tres provincias se han renovado y rehabilitado 77 hectáreas. La meta hasta finales de año es trabajar en 197 hectáreas.

QUITO. Más de veinte años pasaron para que los productores de los cantones de Pallatanga, Cumandá, Huigra y Chunchi reactiven el cultivo de café en la provincia de Chimborazo, gracias al Proyecto de Reactivación de Café y Cacao, que impulsa el Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (MAGAP).

El plan inició a escala nacional en 2012, pero en Chimborazo se lo impulsa desde finales de 2014, pero los últimos meses son los de mayor siembra, debido a la cercanía de la temporada de lluvias.

Las plantas, inclusive, se las cultiva en viveros, con semillas importadas de Brasil, antes de pasarlas a tierra firme, para su mejor desarrollo, explicó José Luis Patiño, técnico responsable del proyecto de Reactivación de Café y Cacao en la provincia de Chimborazo.

Antonio Romero, productor de café de Pallatanga, afirmó que puso sus ojos en el café porque “tenemos el proyecto de entregar al exterior; sé que nos irá bien”. Él tiene dos hectáreas de café germinando. “Parece que tendremos días mejores porque de los fréjoles ya no tenemos esperanza; muchos (intermediarios)”, nos estafan”, replicó.

Romero junto con once personas intentan, además, constituir una asociación de cafetaleros para fortalecer su presencia cuando llegue la venta. Ellos sembrarán 80 mil nuevas plantas de café arábigo (típica mejorada, considerada especial) en Cumandá, Pallatanga y la parroquia Multitud.

La primera cosecha de café se obtiene luego de tres años. La expectativa de producción de las nuevas plantas de café es de 35 a 40 quintales por hectárea, superior a las entre cinco y ocho quintales anteriores.

“Pedimos a Dios que esto nos sirva como una alternativa económica, porque estamos cansados con los fréjoles, ya que los comerciantes pagan lo que quieren”, reiteró Romero.

José Umanante, otro productor, dijo que retomar el cultivo de café le recuerda su infancia porque su padre cultivaba ese grano, así como la naranja y el limón. Pidió capacitación “porque eso es lo que falta a los agricultores”.

De igual manera, en las tres provincias se han renovado y rehabilitado 77 hectáreas. La meta hasta finales de año es trabajar en 197 hectáreas.

Además, en la Zona 3, los técnicos del MAGAP han capacitado a 1.177 productores, entre pequeños y medianos, en el manejo del cultivo de café arábigo y robusta. (MAGAP/La Nación)