Internacional

Argentina se ilusiona ante una posible salida del agujero de la crisis

Un gran foro de inversiones y el freno de la inflación inyectan optimismo en los empresarios mientras en la calle el ajuste aún golpea fuerte

BUENOS AIRES. Argentina ha vivido esta semana dos realidades paralelas. Por un lado estaba el foro de inversiones, inspirado en la cita de Davos, que ha reunido a 1.900 empresarios y ejecutivos de 67 países. Allí se trasladó un enorme optimismo sobre la economía argentina. Todo eran buenas palabras y respaldo entusiasta al giro del Gobierno de Mauricio Macri. “Argentina vuelve al mundo, tiene enormes posibilidades”, insistían los ejecutivos de grandes compañías como Coca Cola, BP, Dow Chemical o Siemens. Sin embargo, fuera de allí, la crisis aún arrecia. La inflación y la recesión han hecho estragos y el desempleo se ha ido al 9,3% con una caída de la producción industrial en julio del 7,9%. La realidad argentina hoy parece aún muy dura, pero tanto el Gobierno como los inversores empiezan a ver síntomas de que en septiembre arranca con cautela la remontada después de un ajuste muy duro en los primeros meses de Macri, que ha provocado 1,4 millones de pobres nuevos.

Casi todo en Argentina gira en torno a la inflación, una característica endémica que destroza sistemáticamente la economía de este país y ha hundido a varios gobiernos en los últimos 30 años. Por eso cuando esta semana llegó el dato de agosto, en el que se registró una inflación del 0,2% mensual, que en cualquier otro país latinoamericano sería normal o incluso alta, el mundo económico argentino estalló en júbilo. En los meses anteriores se había ido al 3% mensual hasta llegar a un demoledor 42% anual. El entusiasmo fue de tal calibre que incluso el presidente tuvo que calmar los ánimos: esta bajada, recordó, se debe a quela Corte Suprema frenó la subida del gas de hasta el 800%en algunos casos. Argentina sigue teniendo un problema muy serio con la inflación. “Todos sabemos que la tarifa cayó, pero va a volver a aumentar. La inflación va a oscilar en torno al 1,5 mensual hasta llegar en un par de años a un dígito anual”, aseguró Macri.

Lo que sí parece seguro es que la inflación empieza a remitir. Y en agosto algunos datos hablan de una muy incipiente recuperación. Y eso, en un país como Argentina, tan acostumbrado a la hipérbole, está generando un gran entusiasmo entre los economistas, y no solo los más cercanos al Gobierno. Miguel Bein, que fue el principal asesor económico del gran rival de Macri, el peronista Daniel Scioli, es muy optimista: “Hace un mes que vengo diciendo que las perspectivas son muy buenas. Se empiezan a ver datos en compras de cemento, en construcción, que son positivos. Y también en consumo. Es normal, porque hay cinco millones de personas que están recibiendo aumentos del 15% de sus salarios, que empiezan a recuperarse”.

Bein se refiere a las subidas salariales superiores al 30% anual (15% cada seis meses) que se han pactado con los sindicatos y empiezan a hacer efecto. La locura de la inflación hace que los argentinos vivan en un carrusel: durante unos meses su sueldo va perdiendo capacidad adquisitiva y de repente llega el aumento pactado y cambia todo. Esa inflación hace que el ahorro sea inútil, con lo que todo se vuelca al consumo en un ciclo imparable que hace de Argentina el país más caro de América Latina y destroza su competitividad. “En competitividad vamos a seguir mal porque si subes el tipo de cambio en Argentina se va directo a la inflación, tiene uno de los pass through más altos del mundo, en Brasil eso no pasa”, explica Bein. Mientras otras monedas latinoamericanas caen con el dólar, el peso argentino apenas se devalúa porque el Gobierno lo controla para frenar la inflación.

Es este ciclo destructivo el que Macri está intentando cambiar. Esta semana se ha visto que cuenta con el apoyo de las grandes multinacionales y de los principales países del planeta, que respaldan su giro liberal hacia una economía más abierta, así que cada vez más analistas confían en que lo conseguirá.

También muchos empresarios empiezan a ser optimistas. Daniel Fernández, CEO de Carrefour Argentina, explica que en sus supermercados están viendo en estos primeros meses de Macri caídas fuertes del consumo, de hasta el 5%, pero confían en que a finales de año se recuperará y 2017 será un buen año. “La gente aún no nota la recuperación pero nosotros creemos que con las paritarias [aumentos salariales] va a empezar a mejorar. La inflación claramente está remitiendo”, explicaba en los pasillos de la reunión de inversores.

Luciano Cohan, director de la consultora Elypsis, está convencido de que Argentina pasó lo peor. “Hemos tenido seis o siete meses muy malos. Incluso peor de lo esperado. Pero algunos números empiezan a dar bien. Hay una reactivación del consumo y de la obra pública. Empieza a haber subidas del salario real, es todo muy incipiente pero hay un cambio de tendencia. El gobierno concentró todos los costos al principio de su mandato. La transición fue más larga de lo esperado pero creemos que Argentina volverá a crecer a finales de año”, sentencia.

Diego Coatz, economista jefe de la Unión de Industriales, el sector más afectado por la recesión, también cree que lo peor pasó. “La producción y la actividad siguen caídas pero desde agosto va mejorando y vemos que el año que viene va a haber recuperación. Hemos tocado fondo, estamos en el punto más bajo de la V. Lo más importante es lograr que la inflación baje del 20% anual. No va a haber un boom de crecimiento pero poco a poco se va a ir recuperando, somos optimistas sin olvidar el realismo”. El optimismo se extiende en los despachos. Ahora falta saber cuando llegará a la calle. (El País/La Nación)