Economía

Argentina compra 950.000 brls de petróleo a Nigeria

El Gobierno mantiene desvinculado el precio local del barril del internacional para evitar que los vaivenes de los valores globales afecten al mercado doméstico.

BUENOS AIRES.  La petrolera estatal argentina Enarsa compró 950.000 barriles de petróleo nigeriano para abastecer a refinadoras locales ante la menor producción de crudo, dijo el miércoles el presidente de la filial Argentina de Shell, Juan José Aranguren.

Los embarques serán adquiridos luego a Enarsa por Shell, Axion, Oil, Petrobras y la petrolera estatal YPF, que no cuentan con suficiente oferta local de crudo para refinar pese a los esfuerzos del Gobierno para revertir el costoso déficit energético del país.

“La industria se puso de acuerdo en importar un cargamento grande, en este caso de 950.000 barriles (…) y distribuir esos 950.000 barriles conforme a una proporción de lo que puede absorber cada una de las refinerías”, dijo Aranguren en una reunión con periodistas en Buenos Aires.

La producción de petróleo de Agentina cayó un 1,4 por ciento en 2014 y extendió su baja en el primer mes del año, cuando mostró un declive de 1,1 por ciento respecto al mismo mes del año pasado.

Enarsa pagará entre $61 y $ 62  por barril y lo venderá a las refinadoras a $75, agregó Aranguren.

El Gobierno de la presidenta Cristina Fernández busca desarrollar la formación Vaca Muerta, que podría albergar una de las mayores reservas de hidrocarburos no convencionales del mundo, para poder revertir el millonario déficit energético del país austral.

Shell es una de las empresas internacionales que tienen operaciones en la promisoria formación, que abarca 30.000 kilómetros cuadrados en la provincia patagónica de Neuquén.

En diciembre, Shell anunció que invertirá $250 millones para explotar dos yacimientos de 325 kilómetros cuadrados en esa área.

“La idea es continuar con la tarea exploratoria para poder definir dentro de tres años un plan de desarrollo para la explotación masiva, si es que se confirman los datos que estamos obteniendo”, dijo el ejecutivo.

Argentina necesita generar un clima de confianza y de reglas de juego estables para atraer entre 25.000 millones y 35.000 millones de dólares por año para contar con disponibilidad y acceso a sus propios recursos naturales, agregó Aranguren.

“Es una cuestión de constancia en las políticas públicas, en políticas energéticas, que sean sostenibles en el tiempo, que haya reglas de juego claras”, dijo el ejecutivo de Shell. (Reuters/ La Nación)