Opinión

ARCE SE SACUDE Y BARAJA A EVO Y MADURO

Antonio Aguirre Medina/Guayaquil.

antonioxaguirre@gmail.com

 

 

 

El nuevo Presidente Boliviano anfitrión del cambio de mando dentro de pocos días, el 8 de noviembre 2020, no invitó al magno acto democrático a quienes se presumía que eran viejos camaradas socialistas progresistas: Nicolás Maduro y Evo Morales.

La decisión se la puede mirar desde dos aristas. La primera, marcar distancias de entrada y empezar a retroceder del Socialismo del Siglo XXI, Foro de Sao Paulo y Grupo de Puebla, que definitivamente el nuevo Presidente Luis Arce conoce perfectamente su voraz y equivocada forma de proceder en la economía de los países que subyugan en la tiranía comunista, y, la segunda bajar, la intensidad política en otros países como el nuestro en que la tendencia progresista avanza aprovechando las falencias de un candidato favorito que se desinfla a diario en el avance de la precampaña electoral, puesto que antes de iniciar la campaña ya que se lo ve muy frágil.

Evo Morales, ex «Dictador supuestamente Constitucional de Bolivia», arriesgándose ante las circunstancias ofrece por medio de uno de sus compañeros del MAS, el Senador Andrónico Rodríguez retornar a su país al día siguiente de la instalación del nuevo régimen, es decir, el 9 de noviembre.

¿Qué pasará? todavía nadie lo sabe, pero habría una lejana posibilidad que se repita lo que ocurrió entre Correa y Moreno para mantener la impunidad de sus compinches como en el Ecuador, simulando un rompimiento bien administrado ante un pueblo absorto que en el fondo no entiende por qué no se preocuparon de recuperar el dinero producto de la corrupción.