Ciencia

Arabia Saudí aplaza los latigazos a un activista por razones de salud

La Justicia saudí acostumbra a castigar con severas penas de cárcel y latigazos los insultos o infracciones a la religión, ya que se rige por una estricta aplicación de la sharía o ley islámica.

EL CAIRO.  Las autoridades saudíes aplazaron por razones de salud los 50 latigazos que iban a propinar al fundador del foro en internet Red Liberal Saudí, Raef Badaui, condenado por insultar al islam.

 Una portavoz de la Organización de Derechos Humanos de Al Karama, que está en contacto con la familia de Badaui, explicó a Efe que el castigo físico fue aplazado debido a los problemas de salud que sufrió el activista cuando recibió los primeros 50 latigazos de su condena.

 A ello se suma, en opinión de la portavoz, la presión que han ejercido la comunidad internacional y las ONG sobre las autoridades saudíes para que cancelen la pena.

 “Este caso supone desde el principio, desde la detención de Badaui, una violación de los derechos humanos, porque todo lo que ha hecho es expresar su opinión de una manera pacífica”, destacó la portavoz.

 Badaui, preso en la cárcel de Briman, en Yeda, fue detenido por insultar al islam y dirigir críticas a la “policía de la moral” saudí en su foro.

 Por ello fue condenado el pasado 2 de septiembre a diez años de cárcel y a recibir mil latigazos en 20 semanas, cincuenta de los cuales recibió hace una semana.

 Para Al Karama, no es suficiente que se cancele el castigo, por lo que pidió que las autoridades pongan en libertad al activista de inmediato.

 La mujer de Badaui, Ensaf Haidar, residente en Canadá con sus hijos, ha calificado las acusaciones contra su marido de “absurdas” y ha asegurado no merecen esa condena.

 La última vez que Haidar vio a su esposo fue hace tres años, después de que ella se escapara con sus hijos, primero al Líbano y luego a Canadá.

 Badaui es uno de los muchos activistas perseguidos en Arabia Saudí por expresar sus opiniones a través de Internet y las redes sociales, que están siendo vigiladas por las autoridades.

 Su condena ha sido muy criticada esta semana por organizaciones de derechos humanos como HRW (Human Right Watch), que denunció “las política de intolerancia y extremismo” de Arabia Saudí.

 Amnistía Internacional lanzó una campaña para frenar esta condena bajo el lema “¡Ni un latigazo más al bloguero Raef Badaui!” y la Comisión Europea calificó ayer de “inaceptable” el castigo al bloguero. (Efe/ La Nación)