Actualidad

Aprueban alza de 45% en tarifa diurna para taxis en Quito

Concejales cercanos a alcalde Rodas, dieron visto bueno al alza de la tarifa. La decisión, entrará en vigencia cuando Rodas firme la ordenanza municipal.

QUITO. Con 13 votos a favor, los concejales cercanos al alcalde Mauricio Rodas y el mismo burgomaestre aprobaron un aumento de tarifas, incluyendo el alza de 45% al valor de la carrera mínima diurna, para el uso de taxis en la capital ecuatoriana, en medio del rechazo de la ciudadanía que critica el deficiente servicio.

Los nueve ediles del movimiento oficialista Alianza PAIS no asistieron a la sesión del Concejo Metropolitano como medida de protesta ante lo que se tenía previsto aprobar.

La decisión, que entrará en vigencia cuando Rodas firme la ordenanza municipal, fija en 1,45 dólares el valor de la tarifa mínima en el día (antes era de un dólar) y de 1,75 para la noche.

También sube de 0,35 dólares a 0,50 dólares el arranque del taxímetro y se establece un costo por kilómetro de 0,40 dólares y de espera de 0,10 dólares. Las tarifas no se habían revisado en los últimos 12 años.

El presidente de la Comisión de Movilidad, Eddy Sánchez, quien fue elegido como concejal por Alianza PAIS y decidió separarse en medio de la coyuntura de la discusión de aumento de tarifas, justificó el alza con base en un estudio realizado por la Universidad Católica, el análisis del salario básico y costos operativos, según argumentó.

“Como Presidente de la Comisión de Movilidad daremos seguimiento trimestralmente para constatar los avances” en términos de calidad y servicio, contemplados en la resolución de aprobación de las tarifas.

También la decisión establece el uso obligatorio del taxímetro, una disposición que pese a estar vigente es incumplida por algunos taxistas.

Uno de los concejales que decidió ausentarse, Carlos Páez Pérez, cuestionó la ordenanza aprobada. “Los costos aprobados son más altos a los que arrojaron los estudios de U. Católica y no hay explicación alguna de ese arbitrario aumento. No hay ningún mecanismo claro que garantice la mejora de la calidad del servicio de taxis en Quito, tras aumento de tarifas”, escribió en su cuenta de Twitter, al tiempo que anunció vigilancia permanente para que se cumplan los parámetros de servicio.

A pocas horas de aprobada la medida, los usuarios expresaron su desacuerdo.
“No estoy de acuerdo (con el alza) porque creo que el servicio es deficiente. Por ejemplo, ahora voy como 10 minutos esperando un taxi. Aparte van por donde ellos quieren y no cogen las rutas que uno les dice”, declaró a la agencia Andes Nicole Stayce, asistente de una empresa privada de 20 años, en una de las principales vías del norte de Quito.

Por su parte, Hilda Campaña, una ama de casa de 60 años, dijo: “La tarifa mínima debería ser de 1,20 y no estoy de acuerdo porque ellos (los taxistas) incluso acostumbran redondear (el valor) y cobran mucho más. Se les pide que mejoren el servicio, pero ellos no mejoran y además deberían usar el taxímetro todo el día”, lo cual no ocurre, afirmó a Andes.

Los taxistas defienden el aumento. “Pedimos el incremento porque no nos alcanza (lo que ganan frente a lo que gastan…) Estamos conscientes de que va a reducir el trabajo, pero el cliente se tiene que ir adaptando poco a poco. Tratamos de servir al cliente con amabilidad, pero por uno pagamos todos”, indicó de su lado, Patricio Andrade, taxista de una cooperativa del norte de Quito. (ANDES)